GreekEnglish EspañolSvenska (Sverige)Finnish (Suomi)
La Columna metafísica de Koalani
Subject: La Columna metafísica de Koalani
Send date: 2015-03-06 02:22:46
Issue #: 15
Content:
e Newsletter
.
1

Una bienvenida cordial a mis nuevos y viejos subscritores:

El artículo de este mes es una traducción y puesta al tanto de la entrevista que di en inglés a la revista Crystal Channelers. El próximo boletín en castellano será enviado en el mes de junio.

 

Implantes alienígenas

Los implantes etéricos son dispositivos colocados por seres interdimensionales (también llamados extraterrestres, demonios de otros planetas, etc.) en los cuerpos humanos con el fin de llevar a cabo experimentos, obtener energía o robar fragmentos de su alma. Son de color grisáceo y brumoso y los hay de todos los tamaños y formas. También pueden tener la apariencia de un filtro o velo. Pueden ser pequeños o enormes. Algunas personas tienen dos o tres, otras cientos. Cuando alguien está tan mal que se ha vuelto psicótico, esos seres pueden seguir poniendo más y más para acabar con él.

Algunos implantes son cuadrados y pesados, como los que se meten en el cuello. Otros parecen palos o postes con protuberancias redondas a lo largo del palo. Otros pueden ser horizontales y compactos. Los implantes etéricos pueden ser superficiales (si están recién colocados) o estar muy bien absorbidos, fundiéndose con la personalidad del portador. En el primer caso un guía puede quitarlos fácilmente, mientras que en el segundo el trabajo requiere una combinación de guías espirituales y terapeutas especializados. Hay incluso algunos casos en que los implantes están entrelazados, formando una extensa masa etérica.

Los implantes sirven a la vez como emisores y receptores. Los extraterrestres pueden enviar a través de ellos pensamientos, sentimientos y órdenes y recibir información sobre asuntos político-sociales o referentes al portador. Pueden experimentar con los sentimientos de la gente, elevarlos o bajarlos y también pueden robar esos sentimientos y enviarlos a otra persona implantada. Los implantes en el útero se pueden utilizar para dejar a una mujer embarazada con un bebé extraterrestre. Basta con masturbarse pensando en alguien en concreto, y los ETs toman el aspecto de esa persona, de manera que haya un acto sexual real ente la mujer y la persona imaginada. No importa si sólo es una fantasía o sueño, si es hombre, mujer o niño. Los ETs pueden dejarla embarazada con un niño ET etérico y retirarlo después de unos pocos meses para llevarlo a su planeta. Así nacen muchos híbridos, medio humanos medio extraterrestres. Esto no se hace sólo con la masturbación sino también con el coito con un ET rojo, es decir un ET con cuerpo humano. Más frecuente es el robo de ovarios para ser fecundados en su planeta. A los hombres les roban semen que fecundan en su planeta, también con la masturbación o el coito con un rojo o roja. Por eso siempre se debe pedir protección antes de masturbarse o acostarse con alguien, aunque en el segundo caso la oración no ayuda, si es un rojo. Los bebés etéricos pueden ser altamente destructivos para la madre. Los médicos los llaman embarazos imaginarios, pero son tan reales como los biológicos. Si una se da cuenta de que está embarazada con un niño etérico, puede resolver el problema rezando para que vaya a la luz. Los ETs lo abortarán y el alma irá a la luz.

Los implantes negativos pueden causar dolores y enfermedades, pero también existen implantes positivos, que curan o protegen. Estos se colocan por guías espirituales o extraterrestres benévolos. Los extraterrestres benévolos colocan a veces esos implantes en sus propios sujetos que están encarnados actualmente en la tierra. Los guías espirituales pueden poner un implante para cubrir el agujero de un fragmento de alma importante que falta. Esto en sí puede atraer la atención de los ETs malévolos que luego ponen sus propios implantes, si la persona se expone a ellos (si se encuentra en un lugar que les pertenece, como un canalizador de ETs o mediante colaboraciones con rojos).

Los Implantes de curación también se pueden colocar por  extraterrestres malévolos con el fin de prolongar la vida de alguien o sanarlo, ya sea porque estas personas tienen un acuerdo con ellos ya con el fin de seguir experimentando con ellos. Hay seres por ahí que no saben lo que son las emociones y cuya misión del alma es aprender a sentir. Muchos de ellos han elegido el camino más fácil (y oscuro),  que es usar nuestras emociones para lograrlo.

También hay acuerdos que se hacen con ETs neutrales, como parte del plan de un alma. En este caso, hay un intercambio entre las dos partes. Los alienígenas dan a los humanos habilidades psíquicas y crecimiento espiritual y los seres humanos les prestan sus cuerpos para hacer experimentos, algo que incluye la implantación. Sin embargo, muchas razas extraterrestres asumen que un alma ha hecho un acuerdo con ellos, cuando en realidad no lo ha hecho, pero tampoco ha dicho un rotundo no al respecto. Los humanos no se dan cuenta y se dejan secuestrar e implantar por ellos.

Los implantes etéricos están un paso adelante en la tecnología después de los físicos, que se detectan  fácilmente. Los extraterrestres oscuros tenían que hacerlos indetectables desde que más y más médicos empezaron a quitarlos. Cabe decir que esos médicos no dan a sus pacientes una limpieza kármica, así que los ETs meten después otros. Con la limpieza kármica las fuerzas del mal pierden el derecho kármico de atacar a uno y meterle implantes y así se salva también el alma, no sólo el cuerpo.

Las razones por ser implantado suelen ser kármicas, como por ejemplo cuando alguien hizo un acuerdo inconsciente con extraterrestres oscuros en una vida pasada para tener fama, riquezas, talento, conocimientos, una persona, o cualquier otra cosa. Estos acuerdos pueden también hacerse en la vida actual, consciente o inconscientemente. Se hacen a menudo cuando uno dice, siente o piensa que haría o  daría cualquier cosa para lograr esto o aquello, o cuando no les importa si algo está bien o mal, o si alguien queda perjudicado en el proceso, siempre y cuando consigan lo que quieren.

En los países que tienen acuerdos especiales con los ETs, como los EEUU o el Reino Unido, sólo por mencionar un par de ellos, hay más y más médiums y terapeutas alternativos, pero también médicos y otros profesionales, así como hospitales que tienen acuerdos inconscientes con extraterrestres oscuros. Muchos videntes los confunden con su guía o ángel. El resultado es que el trabajo que hacen no es lo que creen. Los ETs les dicen verdades pero no toda la verdad, mientras roban fragmentos del alma de sus clientes e incluso colocan implantes en ellos. Esto significa que es suficiente estar en el lugar equivocado en el momento equivocado para ser implantado. Por eso uno debe prestar atención a su intuición e investigar antes de ir a una sesión de espiritismo o recibir terapia u otros servicios de cualquier profesional. Ante todo, hay que rezar para estar protegido. Así no le pueden meter a uno implantes cuando se hacen unas pruebas en un hospital. En los demás casos depende del karma de cada uno, pero el ir a un sanador rojo de esas nuevas prácticas espirituales es lo más peligroso, ya que en esos casos se pide conscientemente la terapia en cuestión. Menciono varias de ellas en mi artículo http://www.spiritualinsight.gr/es/columna-metafisica-de-koalani/97-los-embusteros-de-la-luz .

Muchas sectas tienen contratos con entidades alienígenas oscuras, por lo que sus miembros quedan implantados, incluso sus encarnaciones siguientes, hasta que se limpien el karma. Cuando un miembro de una secta le echa una maldición a alguien, esa persona puede obtener una entidad altamente destructiva que la sigue en todas sus vidas siguientes, hasta que se rompa la maldición. La magia negra también puede atraer entidades de otras dimensiones que pueden poner implantes en las personas afectadas.

Mucha gente que tiene una entidad kármica – a menudo el espíritu de una persona con la que solía ser enemiga o que perjudicó en una vida pasada y que no fue a la luz - puede quedar implantada por extraterrestres con los que esa entidad ha hecho un acuerdo o ha traído para vengarse aun más. Esto es mucho más común de lo que uno podría pensar.

También hay quienes estuvieron encarnados en otro planeta, pero todavía tienen cuestiones kármicas pendientes de allí que han contribuido a que se les implante.

Algunos síntomas causados por los implantes son: Dolores corporales, sensación de energía negativa, dolores de cabeza, tumores, varias enfermedades, sentimientos y pensamientos negativos (depresión, rabia, etc.), amnesia, alucinaciones, voces, deseo de matar o dañar a otros o a sí mismo, reacciones irracionales, ideas y acciones compulsivas, obsesiones, inmovilización, fobias, incapacidad de sentir algo, suspicacia, pesadillas, psicosis, neurosis, incredulidad, ingenuidad, pérdida del habla, estancamiento, sensación de estar perdido, desorientación, incapacidad de reaccionar con rapidez, falta de visión panorámica, ataques de pánico, atracción hacia personas oscuras o negativas, pesimismo, accidentes, mala suerte, sensación de vacío, incapacidad de sentir las necesidades de su cuerpo, falta de objetivo en la vida, etc. En pocas palabras, las reacciones y el comportamiento general son controlados por los extraterrestres o sus agentes de acuerdo a sus propósitos.

No sé qué técnica utilizan para colocarlos en el cuerpo etérico de alguien, pero lo hacen en unos segundos. Para que los guías, ángeles y terapeutas los saquen se tarda sin embargo días o semanas. Eso en teoría, ya que las personas implantadas también tienen varias entidades y fragmentos perdidos del alma, y es necesario atender a todo eso al mismo tiempo. Para la terapia de alguien con implantes kármicos, es decir con acuerdo de una vida pasada, se necesita un año y medio, mientras que para alguien que ha sido implantado en esta vida en un hospital, se tarda un año o menos.

Mi guía espiritual y sus ayudantes detectan y cuentan los implantes y me transmiten la información. Ellos y mi colaboradora utilizan técnicas especiales con luz y protección divina para sacarlos trozo por trozo, pero esas técnicas tienen que mantenerse secretas. Mi colaboradora trabaja utilizando proyección astral sobre el cuerpo etérico del individuo. Los implantes nuevos o poco profundos se sacan fácilmente por nuestros ayudantes espirituales. Una vez sacados, los  implantes dejan huellas que deben ser saturadas por luz, para quedar eliminadas totalmente. Eso se hace al final de las operaciones. Si el procedimiento se interrumpe, las huellas crearán nuevos implantes que crecerán en su lugar. Por eso es imprescindible no interrumpir la terapia. Desafortunadamente, el lavado de cerebro y la presión que se les transmite a los pacientes por medio de esos implantes es tan grande que la gran mayoría deja la terapia, convencida de que no funciona, o por cualquier otra percepción falsa. He tenido incluso un cliente que creyó que yo trabajaba para la CIA e interrumpió por miedo de que lo delatara a su psiquiatra.

Hay muchas meditaciones en el Internet que pretenden eliminar los implantes en un instante, pero no funcionan, por estar relacionadas a los mismos extraterrestres quienes los meten. Con mucha oración y sólo en ciertos casos, un guía espiritual puede tener el derecho kármico de sacar los implantes que se han metido en hospitales o con médicos rojos. Pero si son kármicos hay que equilibrar su karma y buscar a un terapeuta luminoso.


Muchos hipnoterapeutas, médiums y sus clientes son engañados por extraterrestres que prometen quitar sus implantes. Sí que pueden hacerlo, pero sólo para volver a ponerlos en un momento posterior. Es por eso porque no hago este trabajo hipnotizando a los que tienen implantes. La información canalizada de personas implantadas no es fidedigna, ya que los ETs les pueden mandar cualquier imagen o información. Al empezar la limpieza kármica, mis ayudantes espirituales ponen un escudo protector alrededor del paciente, para evitar que los ETs paren o molesten las operaciones. El proceso dura meses, porque hay pausas, ya que el cuerpo necesita recuperarse. Los alienígenas pueden atacar o afectar a los pacientes a través de los implantes o incluso por fuera del escudo. Hay que tener paciencia, fe y fuerza de voluntad para superar la dura prueba y no rendirse. Y sobre todo, rezar a diario para poder superarla. Como ya he dicho, no todos tienen la autodisciplina necesaria. Pero este tipo de pruebas son un camino hacia el crecimiento espiritual. Al fin y al cabo, se trata de la salvación de nuestra alma y la ascensión final de todo nuestro yo superior y por eso vale la pena pasar por la incomodidad que suponen estas operaciones.


Las incomodidades son dolores de cabeza debidos a las operaciones del implante cerebral o cuando se quitan pedazos de otros implantes por el chakra de la coronilla, algún dolor en el resto del cuerpo, como en el intestino al salir toxinas, una regla inestable, un mareo ligero o un estómago revuelto y más cosas de este tipo. Los que usan lentillas de contacto no pueden usarlas todos los días, o sólo pueden usar una, ya que sale mucha basura de los ojos que vuelve la vista borrosa si se llevan lentillas.

Los implantes se meten para experimentar con los humanos y sus sentimientos, controlarlos, extraer  energía, robar dones espirituales, conocimientos e información. Eso se hace robando fragmentos del alma hasta llevarse  las almas enteras. Cuando se llevan a un alma  ésta se vuelve esclava en su planeta o dimensión y en el cuerpo vacío meten a uno de los suyos, un así llamado rojo, pero extraterrestre.

Si la persona tiene una maldición o un contrato, buscan su próxima encarnación (que se realiza al enviar el yo superior otra porción de su energía), se apegan de nuevo a él y le meten implantes.  Hasta que la maldición o el acuerdo no se rompa eso continúa hasta que se hayan llevado todas las partes (almas) que el yo superior pueda enviar para ser encarnadas. Por eso es importante buscar y sanar su karma.


Con luz y amor,

Koalani

Your Subscription:

 

1
.

Powered By Joobi