GreekEnglish EspañolSvenska (Sverige)Finnish (Suomi)
La Columna metafísica de Koalani
Subject: La Columna metafísica de Koalani
Send date: 2016-06-01 00:17:18
Issue #: 20
Content:
e Newsletter
.
1

 

Doy la bienvenida a mis viejos y nuevos subscritores.

Sigo con el tema de los nefilim y me enfoco en una manera especial de coger un nefilim kármico, que son los conjuros de magia antigua. Al hacer un tal conjuro, el nefilim le da a uno lo que ha pedido y lo vuelve a encarnar después de su muerte como rojo, en este caso también llamado observador. Esas personas observan a los demás humanos y su nefilim utiliza la información para mantener su hegemonía sobre la tierra. En total hay 47 952 observadores, 666 para cada reino de los 72.

 

Los grimorios y sus consecuencias

Los grimorios son libros ocultos de magia alta. Contienen recetas para curar varias enfermedades, métodos para comunicarse con demonios y ángeles y conjuros para lograr varias metas. Fueron muy populares desde la edad media y hasta el siglo XIX. Muchos clientes míos los usaron en una vida pasada y así hicieron un acuerdo con un nefilim que les persigue todavía. Se puede leer más información sobre los nefilim y las diferentes razas en mi artículo http://www.spiritualinsight.gr/es/columna-metafisica-de-koalani/100-los-nefilim-y-los-sacrificios-humanos .

Panayotis, 45

Londres, 1344. Fue hijo de una familia con estatus y estudió en la universidad física, matemáticas y filosofía. Trabajó como profesor de física y experimentó con la alquimia. En uno de los libros ocultos había un conjuro a un nefilim para hacer oro. Lo hizo y logró fabricar oro. Se casó y su mujer lo ayudaba en sus experimentos. Nadie supo sobre su actividad oculta. Tuvo un hijo que sobrevivió, pues los demás murieron de párvulos o su mujer perdió el feto. Su hijo también lo ayudó en la preparación del oro. Pero la peste llegó a la ciudad y los tres cayeron enfermos y murieron.  Se encarnaron como rojos con el nefilim como guía. Su mujer fue la misma con la que está casado ahora.

Zoran, 46

Alemania, siglo XVI. Estudiaba historia en la universidad y junto con un compañero de estudios entró en contacto con libros de magia y grimorios. Empezó a estudiarlos. Hizo un conjuro para tener poder, riquezas y éxito y así se hizo un acuerdo con un nefilim kajrej. Se hizo profesor de historia en la universidad. Sus alumnos estaban fascinados, porque les contaba historias que le enviaba el nefilim y que no venían en los libros. Se casó y llegó a fabricar secretamente oro. Se hizo muy rico pero el nefilim lo hizo morir prematuramente y lo encarnó como rojo hasta hoy en día.

Aurora, 26

Tuvo una vida de bruja en España, a finales del siglo XV. Usaba grimorios y así hizo un acuerdo con un nefilim malchej. Hacía brujería a la gente para conseguir lo que quería, pero también trabajaba como bruja. Murió de una enfermedad que tuvo a causa de la maldición de otra bruja que le tenía envidia.

Ahora está encarnada en Francia como hombre y francmasón.

Jerónimo, 14

Colombia, 1842.Era un niño travieso e intranquilo. Anhelaba descubrir cosas que otros desconocían. Un día vio al santero del pueblo matar una gallina y tuvo curiosidad por saber qué fuerzas hacían que se cumpliera lo que sus clientes le pedían. Hizo varios trabajos para ahorrar dinero e ir a la universidad. Lo logró y estudió historia y civilización. Pero su verdadero interés eran los conocimientos ocultos. En unos anticuarios encontró libros y los estudió. Le interesó más la alta magia, y quería aprender cómo todo funcionaba antes de ponerlo a la práctica. Hizo varios conjuros para tener éxito y poder. Trabajó como maestro en casas, pero también iba propagando sus otros conocimientos y así tuvo sus primeros clientes. Confiaban en él por sus conocimientos y seriedad. Hacía conjuros para ellos y les daba amuletos y talismanes. Se casó, tuvo hijos y una buena vida. La brujería que hizo fue con la ayuda de un nefilim lajmej del grimorio que usó.

Olimpía, 23

Alemania, 1560. Eran pobres y apenas tenían de comer. Su madre rezaba, pero las cosas no cambiaban mucho. Olimpía, al crecer, se enteró de una amiga sobre los otros dioses y su ayuda. La amiga sabía que en los anticuarios existían libros ocultos y fueron a buscarlos. El vendedor les dijo que  tenía uno, pero que lo había comprado caro y que debían pagarle para que las dejara leerlo. Las chicas juntaron  dinero y le dieron una suma para poder leerlo en un cuarto escondido del anticuario. Allí encontraron unos conjuros para tener riquezas, amor y éxito. Escogieron el más fácil, lo copiaron y lo hicieron. Pronto Olimpía conoció a un padre e hijo ricos, en el anticuario mismo. Los jóvenes se conocieron mejor, fueron compatibles y se casaron. Olimpía se mudó a la ciudad, a una casa bonita con  todas las comodidades. Tuvieron hijos y una buena vida. Su madre no supo nada, creyó que sus oraciones habían sido escuchadas. Un día que Olimpía tenía ya más de 50 años, quiso hacer algo para parecer más joven. Se subió a una escalera para coger el grimorio que estaba escondido en la biblioteca. Pero al querer bajar perdió el equilibrio, cayó, se golpeó la cabeza y murió en el acto. El nefilim bajomej que la había ayudado se la llevó.

Savas, 32

Italia, Génova, 1811. Era un chico activo, soñador y ambicioso, de la alta burguesía. Quería tener éxito en todos los campos, hacer grandes obras, tener riquezas propias, viajar, tener la admiración de todos, ser rogado por las mujeres. Encontró en la librería un libro oculto, un grimorio, en el que había un conjuro para conseguir eso. Lo hizo y atrajo a un nefilim que se lo concedió. Estudió ingeniería, historia, artes, etc, en la universidad e hizo negocios por todo el país y por el extranjero. Viajó mucho, tuvo muchas amantes, diseñó y se encargó de muchas obras que le encomendaban, en teatros, iglesias, bibliotecas, etc. Se casó y tuvo hijos, pero siguió teniendo amantes en sus viajes. Un día que estaba celebrando con sus amigos tomando vino, le dio un infarto y murió. El kajrej se lo había llevado a unos 50 años más o menos.

Edel, 62

Inglaterra, Bristol, 1380. Era un chico del palacio. Él y los demás chicos de la familia real estudiaban en la biblioteca con el maestro y salían a jugar al gran jardín. En la biblioteca había un armario bajo llave que intrigaba a los niños. Sabían que allí había libros prohibidos. Como los adultos no los dejaban verlos investigaron y encontraron la llave. Pudieron robarla, entrar y abrir ese armario y coger un libro. Lo escondieron y cuando salían a jugar al jardín lo leían. Hicieron un conjuro para ver si funcionaba. Su hermano mayor pidió riquezas propias y libertad, otro chico conocimientos y Edel ser respetado y obedecido por todos. El conjuro funcionó y consiguieron lo que habían pedido. El hermano mayor se hizo rey y gozó de sus riquezas y su derecho de hacer lo que quería, pero como Edel había pedido ser respetado por todos, el nefilim del conjuro de cada uno se puso de acuerdo y mató al hermano mayor para que Edel se hiciera rey y fuera respetado aun más. Gozó de su deseo, pero al final murió de sífilis, y entonces nadie sintió respeto por él. El nefilim de su hermano le dijo al morir que Edel había pedido ser rey y él pidió venganza.  Se encontraron en otra vida en la que pudo vengarse. El balaj de Edel lo hizo encarnarse en nuestra época  otra vez en Inglaterra, como miembro de los Illuminati.

Edgaras, 26

Inglaterra, 1856. Era un chico ambicioso y aventurero. Sus amigos y él querían encontrar verdades ocultas y se fueron a un anticuario a buscar libros. Compraron un grimorio y lo estudiaron. Hicieron el mejor conjuro que encontraron, pidiendo éxito en todos los campos. Edgaras estudió en la universidad derecho, filosofía e historia y se hizo profesor universitario. Más tarde se hizo diplomático. Se casó, tuvo hijos y una buena vida familiar. Más tarde en su carrera lo nombraron embajador. Se puso en marcha con su familia a Alemania para trabajar allí unos años. Pero en el viaje le dio un infarto y murió. Con la brujería hizo un acuerdo con un nefilim sajernej que se lo llevó a unos 50 y tantos años. Ahora está encarnado otra vez en Inglaterra como miembro de los Illuminati.

Alejandro, 25

Italia, 1616. De niño era muy competitivo con los otros chicos, en la escuela y la gimnasia. Participaba en carreras y subía en la cuerda. Quería ser el mejor en todo, y lo solía ser. Al crecer siguió la carrera de su padre, que era ingeniero. Estudió y quiso ser allí también el mejor. Oyó sobre los antiguos libros de magia, que garantizaban éxito en todo. Encontró uno en un anticuario, lo estudió e hizo un conjuro para ser el mejor en todo y tener lo mejor de todo. Tuvo una buena vida, con una mujer guapa, hijos obedientes y ejemplares, éxito en su trabajo. Un día que se iba a la inauguración de una de sus obras, murió en el trayecto, justo cuando llegaba. El nefilim del conjuro se lo llevó a unos 50 años y pico.

Ana, 43

Italia, Bologna, 1617. Era un chico ambicioso de la burguesía. Cuando creció estudió derecho en la universidad. Sus amigos y él tenían ideas progresistas y buscaron los libros ocultos para descubrir los secretos que la iglesia tenía escondidos para gobernar a la gente común. Los estudiaron e hicieron el conjuro más apropiado. Ana pidió éxito profesional y personal. Se hizo un abogado respetado y capaz, se casó, tuvo hijos y todo le iba bien. Tuvo muchos clientes culpables a los que ayudó a escapar de la ley. Después de la victoria de un caso así, al salir del tribunal y mientras lo estaban felicitando, le dio un infarto y cayó muerto. Su nefilim losdvej se lo llevó a los 59 años.

Georgina, 62

Italia, Florencia, 1616. Georgina era el hijo de un cura muy estricto y apegado a las escrituras y la palabra de la iglesia. También era estricto a nivel personal y en su relación con él. Se sentía oprimido y anhelaba ser libre y hacer cosas que le gustaban. Su padre lo prohibía todo. Un amigo suyo pensaba igual y empezaron a intercambiar ideas. Decían que Dios no podía imponer nada, ni mucho menos tanta opresión y dureza. Si Dios era amor debía dejar a los humanos libres para ser felices. Entonces el dios de la iglesia, de la Inquisición y todo eso no podía ser algo bueno. Ellos tenían que buscar la verdad, que debía estar escondida en los libros prohibidos. Los encontrarían, leerían y aplicarían en su vida a escondidas de todos, para que no los descubrieran y mandaran a la hoguera por brujos. Guardarían el secreto entre ellos y fingirían ante todos los demás, para que nadie sospechara nada. Así fue. Al crecer un poco fueron a un anticuario, pagaron por leer esos libros en el cuarto secreto que había allí, copiaron lo que necesitaban y se fueron. Georgina hizo un conjuro para tener amor, libertad, éxito. Estudió ciencia y se hizo ingeniero. Se casó, tuvo hijos y una buena vida. Diseñó muchos edificios grandes y tuvo éxito y dinero. Su vida familiar era también buena. Un día, sentado en su escritorio, miraba el plan de renovación de la catedral para el que lo habían contratado. Soñó con estar subido en un escalón alto, cerca del techo y allí haber subido más cerca de Dios, gracias a su trabajo honrado, su carácter y sus valores como persona. Entonces el nefilim balaj del conjuro lo mató, dándole un infarto. Está encarnado en África del sur, trabaja como arquitecto y es miembro de los Illuminati.

Román, 26

Alemania, 1846. De niño estaba internado en un colegio con mucha disciplina. Se sentía oprimido y soñaba con ser mayor y libre. Tenía un amigo que se sentía igual y ambos tenían sueños para el futuro. Querían tener una vida tranquila con una buena familia y mucho éxito profesional y personal. Les gustaban los estudios, pero sabían que el sistema educativo no era adecuado. Ellos querían aprender las cosas secretas y ocultas, pues pensaban que en ellas estaba la clave del éxito y por eso estaban ocultas. Cuando terminaron el colegio decidieron fundar una librería que tendría tanto libros nuevos como viejos. Querían encontrar y vender los de las ciencias ocultas, pero sin correr riesgos, entonces la librería oficial sería una buena fachada. Así fue. Encontraron unos libros ocultos, unos grimorios, que estudiaron. Decidieron hacer un hechizo para ver si funcionaba. Fue para tener éxito en todos los campos y adquirir conocimientos. Y lo consiguieron todo. Se casaron y tuvieron hijos. Román pasaba horas leyendo varios libros metafísicos y aprendió muchas cosas. Empezó incluso unos círculos de estudio e intercambio de información e ideas. Invitaba a la gente a la librería y las tertulias eran agradables e interesantes. Una tarde, después de una tal tertulia, al salir y cerrar la librería, tuvo un infarto y cayó muerto. El nefilim kajsnaj del conjuro lo mató y llevó su alma a Agarta y a ser encarnada como roja.

En próximos artículos hablaré sobre aun más graves consecuencias de conjuros encontrados en los grimorios. La alta magia embarca también entidades como Lilith y Samael (el diablo). Mi consejo es quedarse lejos de ellos y ni siquiera consultarlos por curiosidad o para tener una idea de ellos, a menos que uno pueda resistir a las tentaciones. En la edad media y el renacimiento hubo también brujas-sanadoras luminosas que sólo usaban las recetas de curación y las tablas de comunicación con ángeles para ejecutar exorcismos y sanaciones. Ésa era  la trampa de los grimorios, el tener cosas buenas y así llevar a la gente a hacer también lo malo, creyendo que estaba bien.

Con luz y amor,

Koalani

 

Your Subscription:

 

1
.

Powered By Joobi