GreekEnglish EspañolSvenska (Sverige)Finnish (Suomi)
La columna metafisica de Koalani
Subject: La columna metafisica de Koalani
Send date: 2019-04-01 14:19:42
Issue #: 34
Content:
e Newsletter
.
1

Doy una calurosa bienvenida a viejos y nuevos subscritores:

Este trimestre mi artículo es una traducción del inglés y está dedicado a nuestros queridos animalitos de compañía, que son mucho más importantes de lo que nos imaginamos.
El próximo artículo en castellano será enviado en julio.


Mascotas y reencarnación

Las almas suelen nacer por primera vez como plantas, luego como animales y cuando están listas se encarnan como humanos. El último paso antes de eso suele ser una encarnación como mascotas. Pero nuestras mascotas son más que meros animales de compañía. Casi siempre han estado con nosotros como seres humanos en una vida pasada, suelen estar en nuestro grupo de almas e incluso pueden convertirse en nuestros guías espirituales.
En sesión, llevé a Nancy, de 29 años, a la Luz para hablar con su guía espiritual. Entró en un templo y en su cuarto de comunicación. Llamé a su guía y la animé a hacer lo mismo con su pensamiento. Le di unos minutos y le pregunté qué aspecto tenía su guía, si adoptaba una forma masculina o femenina, si era luz pura o si aparecía como un ser diferente. Sin dudarlo, dijo que el único que entró fue su perrito. Le dije que le preguntara si él era su guía. El perro movió la cola. Eso significaba que sí. Seguí haciendo más preguntas, y cuando el perro se quedaba quieto, la respuesta era negativa. Nos las arreglamos para hacer un trabajo muy bueno, tan bueno como con un guía humano.
Sophie, de 33 años, tuvo una vida pasada en Escocia como brujo y, bajo la influencia de la oscuridad, se convirtió en asesina masiva. Un día, cuando estaba a punto de matar a su siguiente víctima con la espada, el joven hijo de aquel hombre apuntó al brujo con su flecha. La flecha atravesó el cuello del hechicero y lo mató. Su alma se quedó rondando y, a través de su pacto con un demonio, se convirtió en demonio. Su yo superior envió a otro aspecto de esa alma, Sophie, que es terapeuta. El demonio la encontró y la persiguió durante toda la vida. Ella tiene dos gatos, uno mayor y otro menor. A través de la sesión canalizada que mi colaborador y yo tuvimos para enviar a la Luz al demonio (el escocés), nuestro guía le dijo que el alma de ese niño ahora es su gato más joven. Tuvo que estar con ella como animal debido a su propio karma, para darle algo de ternura y apoyo en medio de su terrible experiencia y al mismo tiempo compensarla por haber puesto fin a su vida en Escocia.
Niki, de 24 años, vino a verme porque estaba muy triste por la muerte de su gatito. Pipaki había fallecido desde hacía unas semanas, pero ella todavía lo sentía en su habitación. Había estado muy enfermo. La razón por la que lo recogió de la calle era su enfermedad. Trató de salvarle la vida, llevándolo al veterinario y cuidándolo. Pero él estaba demasiado débil y no pudo ser salvado. En la sesión, vio a Pipaki andar por su casa, tratando de encontrar la manera de volver a ella en carne. Ambas tratamos de explicarle que necesitaba ir a la Luz o simplemente seguir al Arcángel Ariel, el encargado de los animales. Pero el gatito estaba demasiado alterado. Quería una resolución inmediata. Pregunté al guía espiritual de Niki qué era lo que mantenía a Pipaki en la Tierra. Trajo imágenes de una vida pasada en la que este gatito era el bebé de Niki. Ella lo quería mucho, pero lamentablemente él se enfermó y murió. Le pregunté por qué no volvió como humano. La respuesta del guía fue que estaba demasiado ansioso por estar con Niki y que no quería esperar hasta que ella tuviera hijos. Niki se puso a llorar. Debo añadir que entonces yo no sabía que si uno había perdido todas sus almas, su yo superior tenía que generar nueva energía y regresar como animal para acumular la energía necesaria y volver a ser humano. Pero en este caso se trataba de la misma alma, no una nueva. Eso dicho, gran parte de la verdad que involucra las fuerzas oscuras es secreta y los guías no tienen el derecho de revelarla, honrando un acuerdo del Consejo con el lado oscuro. El guía y yo  tratamos de explicarle a Pipaki cómo es el proceso de reencarnación y la vida en la Luz, pero él estaba haciendo sus propios planes. Le dijo a Niki que encontraría otra gata en celo y volvería junto a Niki. Su plan era enfermarse de nuevo, porque sabía que Niki lo recogería. A veces, a pesar de mis esfuerzos, los espíritus tienen su propia voluntad y sus propios planes. Pipaki, obviamente, tenía un trato con un demonio que no lo dejaba ver con claridad, pero yo entonces no sabía sobre tales tratos. Unos años más tarde examiné a Pipaki con mi guía. Una vez más había encarnado como gatito y estaba con Niki. Le expliqué mentalmente que había hecho un pacto inconsciente con un demonio para estar con ella, que el demonio ya lo había matado una vez y le había dado enfermedades dos veces y que no dudaría en volver a hacerlo. Esta vez Pipaki fue receptivo. Le dije que repitiera la Renunciación de la oscuridad después de mí. Así se rompería su acuerdo y podría decidir por sí mismo cuándo y cómo abandonar este mundo. Y ¡lo hizo! Maté al demonio y ahora Niki y Pipaki podrán disfrutar de su convivencia.
Siempre me he preguntado por mi propio gato, Sossi. Lo recogí de debajo de un banco cuando tenía 2 meses de edad. Se enamoró de mí desde la primera noche y hasta se sentía sexualmente atraído por mí. Además, era muy celoso y posesivo. Se ponía celoso de las nuevas plantas que compraba, de mis amigos hombres que venían de visita, de un gato callejero que cayó del techo a la terraza, del nuevo gato que adopté más tarde, etc. Era muy inteligente, tenía antojos raros como el chocolate, las galletas de mantequilla, el pan, los bollos de azafrán suecos, las aceitunas verdes y el bizcocho. Así que más de una vez se me ocurría que podía haber sido humano en el pasado. Y tenía razón, pues fue mi marido en Uppsala, Suecia, en 1863. También en esa vida era algo posesivo y celoso. Tuvimos una buena vida en Suecia, pero desafortunadamente tomó decisiones equivocadas en sus vidas posteriores y toda la energía de su yo superior pasó al lado oscuro. Así que con la energía que le quedaba, tenía que comenzar el ciclo de encarnaciones como animal. Sufrió muchas enfermedades y estuvo a punto de morir 7 veces. Cuando adopté a mi segundo gato, Keo, Sossi se puso a mear por casi todas partes. Cuando me enteré de su karma y empecé a rezar por él, después de 7 años de orinar en las sillas, el sofá y la cama, ¡se detuvo milagrosamente! Eso es lo que había estado tratando de decirme todos esos años: le fastidió el que hubiese traído a otro gato en lugar de arreglar su karma. Sossi tenía 4 paralelos humanos rojos: dos de ellos eran unos vivalavida, uno era un monje superior oscuro que impedía que los demás monjes se comunicaran con Dios y el cuarto era un cazador que mataba animales y entregaba su alma a un brujo. Después de 3 meses de oración, su actividad oscura fue bloqueada. También le pedí a mi guía que enviara sus entidades y sus almas extraviadas a la Luz y le reuniera, limpiara y devolviera los fragmentos perdidos de alma. Así que en su próxima encarnación volverá a ser humano. El pobre, vivió 20 años esperando a que yo descubriera y arreglara su karma. Sus enfermedades fueron un sacrificio para equilibrar la actividad de sus paralelos humanos y los míos, hasta que los neutralizara con mi oración. Más tarde descubrí que está en el mismo grupo de almas que yo y que hemos tenido otra vida juntos, en España, donde también era mi marido y teníamos una pastelería. Tuvimos dos vidas más en las que fue mi hermano. En una de ellas hacíamos el mismo trabajo que en ésta, limpiezas energéticas, ruptura de brujería y liberación de demonios. Así que nuestra relación no podía haber sido más cercana. Sacrificó su vida a la edad de 21 años y 8 meses para evitar que me quedara ciega tras un  ataque que recibí del masón paralelo de un cliente. Su pérdida fue extremadamente dolorosa para mí. Sossi era El, por lo que su sacrificio también contó para borrar la caída de su yo superior causada por sus paralelos rojos (vea mi artículo sobre los El, http://www.spiritualinsight.gr/es/columna-metafisica-de-koalani/121-los-el-y-los-elohim . Su sacrificio también contó para detener el experimento de Cern, al igual que el de muchas otras almas.
Mi segundo gato, Keo, por otro lado, no actúa como humano y, de hecho, fue una ardilla en la vida que tuvimos juntos. Desafortunadamente, en esa vida yo estaba poseída por un ET malvado que me utilizaba para matar cualquier cosa viva que tenía por delante. Así que Keo fue una de mis víctimas. Nada más tocar a los animales o humanos, su alma explotaba gracias al poder extraterrestre del que disponía. En esta vida Keo al principio tenía miedo cuando lo tocaba, pero sí que le gustaba cuando tomaba él la iniciativa y se metía en mis brazos. Después de unos años superó el miedo. Él también tenía paralelos rojos, una serpiente y un perro, así como luminosos, una ardilla y un perro. Dije la oración por él y vi una lenta pero constante mejoría en su comportamiento. Después de la recuperación de alma se calmó por completo. Después de la muerte de Sossi, maduró mucho. De gatito inseguro, juguetón, travieso y celoso, se convirtió en un gato tranquilo, maduro y sabio que actuó como un verdadero padre para el nuevo gatito que entró en nuestra casa, Kappi. Lo trató igual que Sossi había tratado a Keo cuando Keo era pequeño. Fue incluso un verdadero héroe cuando el paralelo de Kappi nos hizo magia negra. Keo cargó con parte de la magia negra de Kappi, parte de la magia negra que iba dirigida hacia mí  y toda la magia negra que se le hizo a él. Me salvó de una hepatitis y salvó la vida de Kappi. Durante diez días no comió ni bebió nada y tuvo el hígado inflamado, pero afortunadamente sobrevivió. Cuando me puse en contacto mental con Sossi, él estaba con Kappi en el sanatorio del mundo espiritual y Sossi me dijo que estaba orgulloso del desarrollo de Keo. Sossi fue su mentor.
Kappi entró en nuestra casa con 2 meses, después de haber estado fuera junto con sus hermanos y su madre, a los que yo daba de comer. Keo le cogió cariño en seguida y se convirtieron en amigos inseparables.  Y yo también lo quise mucho, especialmente después de descubrir que podíamos comunicarnos. Le preguntaba  cosas y él contestaba con un maullido para decir sí y se quedaba mirándome fijamente para decir no. Tenía poderes especiales. Mi colaborador y yo lo enviábamos astralmente a otras personas y él volvía y nos decía qué pensaban sobre lo que les habíamos preguntado. También participaba en batallas astrales que teníamos con los nefilim. Llevaba una armadura y se les saltaba encima como un león. Tenía su propio grito especial que asustaba al enemigo. Kappi tenía a un peligroso paralelo brujo que lo había matado en dos vidas y trató de hacerlo de nuevo, pero lo bloqueamos y salvamos al gatito. Pero le hicieron muchas veces magia negra y acabaron matándolo de un infarto cuando tenía sólo 5 meses. Fue un sacrificio para salvar a una conocida de mi colaborador, que había sido la madre de Kappi en una vida anterior. Sin el sacrificio de Kappi, ella habría sido secuestrada y obligada a prostituirse. Fue muy doloroso para mí. Más tarde me enteré de que su sacrificio fue también para mí, ya que esa chica y yo teníamos una maldición de que si la una muriera, la otra muriera también. Al estar forzada a prostituirse ella se habría quitado la vida y después me habrían matado con una enfermedad. También yo fui la madre de Kappi en una vida anterior, cuando estaba casada con Sossi en Suecia. Pero su misión ahora era salvar a esa chica y luego nacer como su hijo. Ahora ella está embarazada con Kappi.

Otro gatito que adopté, Punkki, vivió aún menos. Estuvo conmigo sólo 5 días, y bajo un ataque psíquico constante que provenía de un nefilim encarnado de una de mis vidas pasadas. El pobre estaba comiendo sobre la nevera (para que los otros gatos no le quitaran la comida), el nefilim le dijo que saltara. Y al saltar murió. No murió a causa de la caída, ya que la altura era muy baja, sino de miedo. En su propia vida pasada había sido castor. Estaba subiendo a un árbol cuando otro árbol cayó sobre él y lo mató. Eso lo dejó traumatizado. Como si eso no fuera suficiente, él también estuvo conmigo en esa vida mía de  poderes alienígenas y fue matado de nuevo. Pero él no tenía miedo en esta vida cuando estaba en mis brazos. Esos momentos fueron los únicos en los que fue feliz en mi casa. Tendremos que volver a reunirnos en una vida futura, porque ahora estoy endeudada con él. Más tarde me enteré de que murió para salvarme del nefilim. He  limpiado su karma rezando por él. El nefilim mató a Punkki para evitar que yo subiera de nivel del alma gracias a mi amor por él. Los nefilim lo atacaron durante esos 5 días para que hiciera un pacto con ellos. Y lo hizo, cuando saltó de la nevera; Los nefilim le prometieron seguridad y Punkki aceptó. Y los nefilim lo mataron y se llevaron su alma. Después de morir, el alma del gatito se fragmentó en tres partes. Una de ellas estuvo rondando por mi piso y vecindario, otra se perdió y la tercera encontró a sus hermanitos. Después de enterrarlo y volver a casa, oí un ronroneo en mis oídos cuando me acosté para dormir. ¡Era su manera de despedirse de mí! El nefilim finalmente fue conducido a la Luz, los fragmentos de alma de Punkki fueron recogidos y se encarnó nuevamente como gato, junto a sus hermanitos, que habían sido adoptados por la misma mujer.
Otra mascota que hizo un pacto con un demonio fue Abú, que pertenecía a mi clienta y alumna Dímitra. Pidió tener una vida cómoda aunque su misión eras sacrificarse por la hermana de Dímitra, que había sido su mujer en una vida pasada y que también tenía un pacto en esta vida. Tal sacrificio la ayudaría a ver más claramente lo que había hecho y arreglarlo. Abú también era El y su ser superior se había quedado sin energía. Dije la oración por él, sus yos extraviados fueron a la Luz y obtuvo nuevas encarnaciones humanas. Él y Kappi están en mi grupo de almas. Tuvimos una vida juntos en el siglo trece, en Canterbury, donde hicimos un golpe de Estado y establecimos un gobierno socialista, después de matar al tirano. Lo visité mentalmente y le dije que si rompía su acuerdo, podía volver a ser hombre y podríamos tener otra vida gloriosa juntos, luchando contra el mal. Se emocionó y ¡lo rompió! Las almas pueden encarnar en el pasado para encontrarnos como adultos y poder llevar a cabo cualquier misión que tengamos juntos mientras estamos vivos.
Ha habido muchos gatos más y otros animales en mi hogar y terraza -pájaros, insectos, caracoles, ratones y lagartos (e incluso plantas), que actualmente están encarnados como humanos en Grecia, entre los 4 y los 24 años. Me salvaron de cáncer, inflamación de riñones, hepatitis, esguinces y fracturas y un desastre económico peor del que tengo. Grecia fue elegida en caso de que surgiera el Armagedón físico, para que todos estuvieran cerca del sitio de batalla, Tesalónica, donde las fuerzas de la Luz y los nefilim se enfrentarán.
Otro gatito mío que se sacrificó fue Herrerito. Nació en casa, como hijo de mi gata Witteke, junto con 3 gatitos más. He tenido vidas pasadas con todos ellos. Herrerito ha sido herrero, de ahí su nombre. También ha sido mi hijo en Estados Unidos y aunque tuvimos una vida muy feliz allí, en esta vida prefería que le hablara en español. Dos de los gatitos consiguieron su propia casa con un amigo de un vecino, pero Herrerito y su hermanito no, y pasaron el invierno con nosotros. Cuando llegó la primavera, ya tenían 7 meses y mi guía me dijo que necesitaban ir a un lugar que yo conocía y donde la gente daba comida y agua a los gatos. Añadió que el Consejo de la Luz pronto enviaría a alguien a recogerlos. El día de la separación llegó y Herrerito entró voluntariamente en la bolsa de transporte. Esa fue una señal de que se estaba sacrificando, pero no lo reconocí en ese momento. Los había ido preparando psicológicamente unas cuantas noches antes, diciéndoles que iban a acampar unos días, como especie de aventura y luego se irían de allí y a su nueva casa, que ésa era su misión. Los dejé en ese sitio, les agradecí por los meses que habíamos pasado juntos, les dije adiós y les prometí visitarlos a menudo. Volví al día siguiente, pero Herrerito estaba muerto y su hermano desaparecido. Me alteré muchísimo, ya que no acababa de entender lo que había pasado. Mi colaborador y yo hablamos con él astralmente el mismo día. Herrerito estaba ya en la Luz, en el sanatorio, muy feliz. Se suponía que iba a ir a otra casa, pero surgió la necesidad de un sacrificio el mismo día en que lo dejé en ese lugar. La madre de mi colaborador iba a morir ese día y, como Herrerito había sido su hijo, su yo superior decidió que debía sacrificarse por ella. Si la madre hubiera muerto, mi colaborador no habría podido continuar con su importante y urgente labor espiritual (en el Armagedón). El sacrificio de Herrerito también sirvió para que fuera sacerdote de la Luz en su próxima encarnación. Durante el milenio de la Luz, en lugar de religiones defectuosas, todos  llegarán a conocer la verdad. Herrerito ya tiene la sótana que usará, caracterizada por los colores dorado,  azul y rojo. Su sacrificio también sirvió para que los planes de la Luz salieran bien en el Armagedón. El hermanito intuyó que algo malo iba a pasar y se fue de exploración para evitar ver morir a Herrerito. Volvió unos días más tarde y lo estuve visitando durante dos semanas. Era semana santa y había unos vendedores ambulantes por delante. El gatito se hizo querer por todos. Había sido masón en su vida anterior y por su culpa mucha gente había perdido su casa. Para compensarlo tenía que perder él su casa ahora. Pero después de dos semanas encontró a alguien que lo adoptó y vive con esa persona ahora y es muy feliz. Me dijo incluso mentalmente que me admiraba y que quiso ser tan valiente como yo. Y lo fue, pues nunca se quejó de perder su casa. Aceptó estoicamente su destino, a pesar de que los otros gatos de ese sitio lo pegaban. Mostró paciencia y todo acabó bien. En cuanto a Herrerito, no debía morir en casa, porque el susto habría sido demasiado grande para mí, habría perdido un gran fragmento de mi alma, me habría puesto muy enferma y no habría podido continuar con mi trabajo espiritual del Armagedón durante mucho tiempo.
También pregunté por el perro de mi ex colaborador, Diego. Él también ha sido humano. Fue uno de los niños que rescató en su vida pasada como Fernando, sacerdote en la España del siglo XVIII. Muchos niños eran abandonados por sus familias o huían debido a la pobreza extrema de aquella época. Fernando tuvo muchas vidas similares en muchos países donde recogió a esos niños y les dio refugio y comida hasta que crecieran. Ese chico quería devolver el favor y ser su compañero, ahora que la energía de su yo superior se había agotado. El nombre español que le dio mi colaborador no fue una casualidad.
Eva, de 42 años, en hipnosis, habló con su perro vivo Hulk. Estaba un poco enfadado con ella porque se había casado y lo estaba descuidando. Quería dormir en su cama, pero eso ya no era posible. Dijo que de todos modos no viviría mucho más, porque su misión se había cumplido. Su misión era ayudar a su hermana, que quería quitarse la vida. Hulk la ayudó con su devoción para que viera que no estaba sola. Él ha sido humano y lo será de nuevo en su próxima encarnación.
Astrid, de 64 años, en hipnosis, habló con su perro fallecido Rudy. Había envejecido mucho y hacía unos meses que había muerto. Su misión había sido darle consuelo en su infeliz matrimonio con un hombre rojo, instrumento de la oscuridad. Rudy también ha sido humano, pero al tener que empezar de nuevo, eligió estar con ella como perro, porque ésa era la única manera en que podía ayudarla.
Podría nombrar a docenas de mascotas que están en el grupo de almas de mis clientes y que comenzaron su ciclo de encarnación con ellos, debido a un yo superior agotado. Otro grupo de mascotas son las almas nuevas que tienen su primera encarnación, como por ejemplo mis almas hijas. Ellas también tienen karma que equilibrar, porque sus siguientes vidas han tenido lugar en nuestro pasado, o sea que llegan a mí cargadas de paralelos rojos, entidades, etc. Después de su sacrificio, todas alcanzan o superan el nivel diez y así tendrán un gran privilegio en su próxima encarnación.
Así que nuestras mascotas son, a menudo, ex humanos que están comenzando de nuevo y la siguiente oración las ayudará mucho:
“Dios mío por favor neutraliza la actividad oscura de los paralelοs de (nombre de la mascota)
en todos los universos, lleva a sus yos extraviados y entidades a la Luz, saca sus implantes y devuélveles los fragmentos perdidos de alma.”

Dila dos veces al día durante un año, ya que la recuperación de alma lleva tiempo. Los ángeles harán el trabajo con mucho entusiasmo.
Nuestras mascotas absorben la energía negativa que nos rodea para ayudarnos y, si es necesario, sacrifican su vida por nosotros, para evitarnos problemas mayores de salud. Entonces, lo mínimo que podemos hacer por ellas es decir la oración y darles así algo de alivio, descanso y una vida más fácil en su próxima encarnación. También he descubierto que entienden los idiomas humanos, al menos los que han aprendido en sus vidas pasadas, si han sido humanos. También perciben el otro lado, hablan con su guía y recuerdan sus vidas pasadas. En realidad, entienden las cosas mejor que los niños, así que no dudes en hablar con ellos y explicarles tus planes e incluso preguntarles qué quieren o prefieren. Te enseñarán sus preferencias ya sea maullando / ladrando o de alguna otra manera.
Con luz y amor,
Koalani



Doy una calurosa bienvenida a viejos y nuevos subscritores:


Este trimestre mi artículo es una traducción del inglés y está dedicado a nuestros queridos animalitos de compañía, que son mucho más importantes de lo que nos imaginamos.

El próximo artículo en castellano será enviado en julio.



Mascotas y reencarnación


Las almas suelen nacer por primera vez como plantas, luego como animales y cuando están listas se encarnan como humanos. El último paso antes de eso suele ser una encarnación como mascotas. Pero nuestras mascotas son más que meros animales de compañía. Casi siempre han estado con nosotros como seres humanos en una vida pasada, suelen estar en nuestro grupo de almas e incluso pueden convertirse en nuestros guías espirituales.

En sesión, llevé a Nancy, de 29 años, a la Luz para hablar con su guía espiritual. Entró en un templo y en su cuarto de comunicación. Llamé a su guía y la animé a hacer lo mismo con su pensamiento. Le di unos minutos y le pregunté qué aspecto tenía su guía, si adoptaba una forma masculina o femenina, si era luz pura o si aparecía como un ser diferente. Sin dudarlo, dijo que el único que entró fue su perrito. Le dije que le preguntara si él era su guía. El perro movió la cola. Eso significaba que sí. Seguí haciendo más preguntas, y cuando el perro se quedaba quieto, la respuesta era negativa. Nos las arreglamos para hacer un trabajo muy bueno, tan bueno como con un guía humano.

Sophie, de 33 años, tuvo una vida pasada en Escocia como brujo y, bajo la influencia de la oscuridad, se convirtió en asesina masiva. Un día, cuando estaba a punto de matar a su siguiente víctima con la espada, el joven hijo de aquel hombre apuntó al brujo con su flecha. La flecha atravesó el cuello del hechicero y lo mató. Su alma se quedó rondando y, a través de su pacto con un demonio, se convirtió en demonio. Su yo superior envió a otro aspecto de esa alma, Sophie, que es terapeuta. El demonio la encontró y la persiguió durante toda la vida. Ella tiene dos gatos, uno mayor y otro menor. A través de la sesión canalizada que mi colaborador y yo tuvimos para enviar a la Luz al demonio (el escocés), nuestro guía le dijo que el alma de ese niño ahora es su gato más joven. Tuvo que estar con ella como animal debido a su propio karma, para darle algo de ternura y apoyo en medio de su terrible experiencia y al mismo tiempo compensarla por haber puesto fin a su vida en Escocia.

Niki, de 24 años, vino a verme porque estaba muy triste por la muerte de su gatito. Pipaki había fallecido desde hacía unas semanas, pero ella todavía lo sentía en su habitación. Había estado muy enfermo. La razón por la que lo recogió de la calle era su enfermedad. Trató de salvarle la vida, llevándolo al veterinario y cuidándolo. Pero él estaba demasiado débil y no pudo ser salvado. En la sesión, vio a Pipaki andar por su casa, tratando de encontrar la manera de volver a ella en carne. Ambas tratamos de explicarle que necesitaba ir a la Luz o simplemente seguir al Arcángel Ariel, el encargado de los animales. Pero el gatito estaba demasiado alterado. Quería una resolución inmediata. Pregunté al guía espiritual de Niki qué era lo que mantenía a Pipaki en la Tierra. Trajo imágenes de una vida pasada en la que este gatito era el bebé de Niki. Ella lo quería mucho, pero lamentablemente él se enfermó y murió. Le pregunté por qué no volvió como humano. La respuesta del guía fue que estaba demasiado ansioso por estar con Niki y que no quería esperar hasta que ella tuviera hijos. Niki se puso a llorar. Debo añadir que entonces yo no sabía que si uno había perdido todas sus almas, su yo superior tenía que generar nueva energía y regresar como animal para acumular la energía necesaria y volver a ser humano. Pero en este caso se trataba de la misma alma, no una nueva. Eso dicho, gran parte de la verdad que involucra las fuerzas oscuras es secreta y los guías no tienen el derecho de revelarla, honrando un acuerdo del Consejo con el lado oscuro. El guía y yo  tratamos de explicarle a Pipaki cómo es el proceso de reencarnación y la vida en la Luz, pero él estaba haciendo sus propios planes. Le dijo a Niki que encontraría otra gata en celo y volvería junto a Niki. Su plan era enfermarse de nuevo, porque sabía que Niki lo recogería. A veces, a pesar de mis esfuerzos, los espíritus tienen su propia voluntad y sus propios planes. Pipaki, obviamente, tenía un trato con un demonio que no lo dejaba ver con claridad, pero yo entonces no sabía sobre tales tratos. Unos años más tarde examiné a Pipaki con mi guía. Una vez más había encarnado como gatito y estaba con Niki. Le expliqué mentalmente que había hecho un pacto inconsciente con un demonio para estar con ella, que el demonio ya lo había matado una vez y le había dado enfermedades dos veces y que no dudaría en volver a hacerlo. Esta vez Pipaki fue receptivo. Le dije que repitiera la Renunciación de la oscuridad después de mí. Así se rompería su acuerdo y podría decidir por sí mismo cuándo y cómo abandonar este mundo. Y ¡lo hizo! Maté al demonio y ahora Niki y Pipaki podrán disfrutar de su convivencia.

Siempre me he preguntado por mi propio gato, Sossi. Lo recogí de debajo de un banco cuando tenía 2 meses de edad. Se enamoró de mí desde la primera noche y hasta se sentía sexualmente atraído por mí. Además, era muy celoso y posesivo. Se ponía celoso de las nuevas plantas que compraba, de mis amigos hombres que venían de visita, de un gato callejero que cayó del techo a la terraza, del nuevo gato que adopté más tarde, etc. Era muy inteligente, tenía antojos raros como el chocolate, las galletas de mantequilla, el pan, los bollos de azafrán suecos, las aceitunas verdes y el bizcocho. Así que más de una vez se me ocurría que podía haber sido humano en el pasado. Y tenía razón, pues fue mi marido en Uppsala, Suecia, en 1863. También en esa vida era algo posesivo y celoso. Tuvimos una buena vida en Suecia, pero desafortunadamente tomó decisiones equivocadas en sus vidas posteriores y toda la energía de su yo superior pasó al lado oscuro. Así que con la energía que le quedaba, tenía que comenzar el ciclo de encarnaciones como animal. Sufrió muchas enfermedades y estuvo a punto de morir 7 veces. Cuando adopté a mi segundo gato, Keo, Sossi se puso a mear por casi todas partes. Cuando me enteré de su karma y empecé a rezar por él, después de 7 años de orinar en las sillas, el sofá y la cama, ¡se detuvo milagrosamente! Eso es lo que había estado tratando de decirme todos esos años: le fastidió el que hubiese traído a otro gato en lugar de arreglar su karma. Sossi tenía 4 paralelos humanos rojos: dos de ellos eran unos vivalavida, uno era un monje superior oscuro que impedía que los demás monjes se comunicaran con Dios y el cuarto era un cazador que mataba animales y entregaba su alma a un brujo. Después de 3 meses de oración, su actividad oscura fue bloqueada. También le pedí a mi guía que enviara sus entidades y sus almas extraviadas a la Luz y le reuniera, limpiara y devolviera los fragmentos perdidos de alma. Así que en su próxima encarnación volverá a ser humano. El pobre, vivió 20 años esperando a que yo descubriera y arreglara su karma. Sus enfermedades fueron un sacrificio para equilibrar la actividad de sus paralelos humanos y los míos, hasta que los neutralizara con mi oración. Más tarde descubrí que está en el mismo grupo de almas que yo y que hemos tenido otra vida juntos, en España, donde también era mi marido y teníamos una pastelería. Tuvimos dos vidas más en las que fue mi hermano. En una de ellas hacíamos el mismo trabajo que en ésta, limpiezas energéticas, ruptura de brujería y liberación de demonios. Así que nuestra relación no podía haber sido más cercana. Sacrificó su vida a la edad de 21 años y 8 meses para evitar que me quedara ciega tras un  ataque que recibí del masón paralelo de un cliente. Su pérdida fue extremadamente dolorosa para mí. Sossi era El, por lo que su sacrificio también contó para borrar la caída de su yo superior causada por sus paralelos rojos (vea mi artículo sobre los El, http://www.spiritualinsight.gr/es/columna-metafisica-de-koalani/121-los-el-y-los-elohim . Su sacrificio también contó para detener el experimento de Cern, al igual que el de muchas otras almas.

Mi segundo gato, Keo, por otro lado, no actúa como humano y, de hecho, fue una ardilla en la vida que tuvimos juntos. Desafortunadamente, en esa vida yo estaba poseída por un ET malvado que me utilizaba para matar cualquier cosa viva que tenía por delante. Así que Keo fue una de mis víctimas. Nada más tocar a los animales o humanos, su alma explotaba gracias al poder extraterrestre del que disponía. En esta vida Keo al principio tenía miedo cuando lo tocaba, pero sí que le gustaba cuando tomaba él la iniciativa y se metía en mis brazos. Después de unos años superó el miedo. Él también tenía paralelos rojos, una serpiente y un perro, así como luminosos, una ardilla y un perro. Dije la oración por él y vi una lenta pero constante mejoría en su comportamiento. Después de la recuperación de alma se calmó por completo. Después de la muerte de Sossi, maduró mucho. De gatito inseguro, juguetón, travieso y celoso, se convirtió en un gato tranquilo, maduro y sabio que actuó como un verdadero padre para el nuevo gatito que entró en nuestra casa, Kappi. Lo trató igual que Sossi había tratado a Keo cuando Keo era pequeño. Fue incluso un verdadero héroe cuando el paralelo de Kappi nos hizo magia negra. Keo cargó con parte de la magia negra de Kappi, parte de la magia negra que iba dirigida hacia mí  y toda la magia negra que se le hizo a él. Me salvó de una hepatitis y salvó la vida de Kappi. Durante diez días no comió ni bebió nada y tuvo el hígado inflamado, pero afortunadamente sobrevivió. Cuando me puse en contacto mental con Sossi, él estaba con Kappi en el sanatorio del mundo espiritual y Sossi me dijo que estaba orgulloso del desarrollo de Keo. Sossi fue su mentor.

Kappi entró en nuestra casa con 2 meses, después de haber estado fuera junto con sus hermanos y su madre, a los que yo daba de comer. Keo le cogió cariño en seguida y se convirtieron en amigos inseparables.  Y yo también lo quise mucho, especialmente después de descubrir que podíamos comunicarnos. Le preguntaba  cosas y él contestaba con un maullido para decir sí y se quedaba mirándome fijamente para decir no. Tenía poderes especiales. Mi colaborador y yo lo enviábamos astralmente a otras personas y él volvía y nos decía qué pensaban sobre lo que les habíamos preguntado. También participaba en batallas astrales que teníamos con los nefilim. Llevaba una armadura y se les saltaba encima como un león. Tenía su propio grito especial que asustaba al enemigo. Kappi tenía a un peligroso paralelo brujo que lo había matado en dos vidas y trató de hacerlo de nuevo, pero lo bloqueamos y salvamos al gatito. Pero le hicieron muchas veces magia negra y acabaron matándolo de un infarto cuando tenía sólo 5 meses. Fue un sacrificio para salvar a una conocida de mi colaborador, que había sido la madre de Kappi en una vida anterior. Sin el sacrificio de Kappi, ella habría sido secuestrada y obligada a prostituirse. Fue muy doloroso para mí. Más tarde me enteré de que su sacrificio fue también para mí, ya que esa chica y yo teníamos una maldición de que si la una muriera, la otra muriera también. Al estar forzada a prostituirse ella se habría quitado la vida y después me habrían matado con una enfermedad. También yo fui la madre de Kappi en una vida anterior, cuando estaba casada con Sossi en Suecia. Pero su misión ahora era salvar a esa chica y luego nacer como su hijo. Ahora ella está embarazada con Kappi.


Otro gatito que adopté, Punkki, vivió aún menos. Estuvo conmigo sólo 5 días, y bajo un ataque psíquico constante que provenía de un nefilim encarnado de una de mis vidas pasadas. El pobre estaba comiendo sobre la nevera (para que los otros gatos no le quitaran la comida), el nefilim le dijo que saltara. Y al saltar murió. No murió a causa de la caída, ya que la altura era muy baja, sino de miedo. En su propia vida pasada había sido castor. Estaba subiendo a un árbol cuando otro árbol cayó sobre él y lo mató. Eso lo dejó traumatizado. Como si eso no fuera suficiente, él también estuvo conmigo en esa vida mía de  poderes alienígenas y fue matado de nuevo. Pero él no tenía miedo en esta vida cuando estaba en mis brazos. Esos momentos fueron los únicos en los que fue feliz en mi casa. Tendremos que volver a reunirnos en una vida futura, porque ahora estoy endeudada con él. Más tarde me enteré de que murió para salvarme del nefilim. He  limpiado su karma rezando por él. El nefilim mató a Punkki para evitar que yo subiera de nivel del alma gracias a mi amor por él. Los nefilim lo atacaron durante esos 5 días para que hiciera un pacto con ellos. Y lo hizo, cuando saltó de la nevera; Los nefilim le prometieron seguridad y Punkki aceptó. Y los nefilim lo mataron y se llevaron su alma. Después de morir, el alma del gatito se fragmentó en tres partes. Una de ellas estuvo rondando por mi piso y vecindario, otra se perdió y la tercera encontró a sus hermanitos. Después de enterrarlo y volver a casa, oí un ronroneo en mis oídos cuando me acosté para dormir. ¡Era su manera de despedirse de mí! El nefilim finalmente fue conducido a la Luz, los fragmentos de alma de Punkki fueron recogidos y se encarnó nuevamente como gato, junto a sus hermanitos, que habían sido adoptados por la misma mujer.

Otra mascota que hizo un pacto con un demonio fue Abú, que pertenecía a mi clienta y alumna Dímitra. Pidió tener una vida cómoda aunque su misión eras sacrificarse por la hermana de Dímitra, que había sido su mujer en una vida pasada y que también tenía un pacto en esta vida. Tal sacrificio la ayudaría a ver más claramente lo que había hecho y arreglarlo. Abú también era El y su ser superior se había quedado sin energía. Dije la oración por él, sus yos extraviados fueron a la Luz y obtuvo nuevas encarnaciones humanas. Él y Kappi están en mi grupo de almas. Tuvimos una vida juntos en el siglo trece, en Canterbury, donde hicimos un golpe de Estado y establecimos un gobierno socialista, después de matar al tirano. Lo visité mentalmente y le dije que si rompía su acuerdo, podía volver a ser hombre y podríamos tener otra vida gloriosa juntos, luchando contra el mal. Se emocionó y ¡lo rompió! Las almas pueden encarnar en el pasado para encontrarnos como adultos y poder llevar a cabo cualquier misión que tengamos juntos mientras estamos vivos.

Ha habido muchos gatos más y otros animales en mi hogar y terraza -pájaros, insectos, caracoles, ratones y lagartos (e incluso plantas), que actualmente están encarnados como humanos en Grecia, entre los 4 y los 24 años. Me salvaron de cáncer, inflamación de riñones, hepatitis, esguinces y fracturas y un desastre económico peor del que tengo. Grecia fue elegida en caso de que surgiera el Armagedón físico, para que todos estuvieran cerca del sitio de batalla, Tesalónica, donde las fuerzas de la Luz y los nefilim se enfrentarán.

Otro gatito mío que se sacrificó fue Herrerito. Nació en casa, como hijo de mi gata Witteke, junto con 3 gatitos más. He tenido vidas pasadas con todos ellos. Herrerito ha sido herrero, de ahí su nombre. También ha sido mi hijo en Estados Unidos y aunque tuvimos una vida muy feliz allí, en esta vida prefería que le hablara en español. Dos de los gatitos consiguieron su propia casa con un amigo de un vecino, pero Herrerito y su hermanito no, y pasaron el invierno con nosotros. Cuando llegó la primavera, ya tenían 7 meses y mi guía me dijo que necesitaban ir a un lugar que yo conocía y donde la gente daba comida y agua a los gatos. Añadió que el Consejo de la Luz pronto enviaría a alguien a recogerlos. El día de la separación llegó y Herrerito entró voluntariamente en la bolsa de transporte. Esa fue una señal de que se estaba sacrificando, pero no lo reconocí en ese momento. Los había ido preparando psicológicamente unas cuantas noches antes, diciéndoles que iban a acampar unos días, como especie de aventura y luego se irían de allí y a su nueva casa, que ésa era su misión. Los dejé en ese sitio, les agradecí por los meses que habíamos pasado juntos, les dije adiós y les prometí visitarlos a menudo. Volví al día siguiente, pero Herrerito estaba muerto y su hermano desaparecido. Me alteré muchísimo, ya que no acababa de entender lo que había pasado. Mi colaborador y yo hablamos con él astralmente el mismo día. Herrerito estaba ya en la Luz, en el sanatorio, muy feliz. Se suponía que iba a ir a otra casa, pero surgió la necesidad de un sacrificio el mismo día en que lo dejé en ese lugar. La madre de mi colaborador iba a morir ese día y, como Herrerito había sido su hijo, su yo superior decidió que debía sacrificarse por ella. Si la madre hubiera muerto, mi colaborador no habría podido continuar con su importante y urgente labor espiritual (en el Armagedón). El sacrificio de Herrerito también sirvió para que fuera sacerdote de la Luz en su próxima encarnación. Durante el milenio de la Luz, en lugar de religiones defectuosas, todos  llegarán a conocer la verdad. Herrerito ya tiene la sótana que usará, caracterizada por los colores dorado,  azul y rojo. Su sacrificio también sirvió para que los planes de la Luz salieran bien en el Armagedón. El hermanito intuyó que algo malo iba a pasar y se fue de exploración para evitar ver morir a Herrerito. Volvió unos días más tarde y lo estuve visitando durante dos semanas. Era semana santa y había unos vendedores ambulantes por delante. El gatito se hizo querer por todos. Había sido masón en su vida anterior y por su culpa mucha gente había perdido su casa. Para compensarlo tenía que perder él su casa ahora. Pero después de dos semanas encontró a alguien que lo adoptó y vive con esa persona ahora y es muy feliz. Me dijo incluso mentalmente que me admiraba y que quiso ser tan valiente como yo. Y lo fue, pues nunca se quejó de perder su casa. Aceptó estoicamente su destino, a pesar de que los otros gatos de ese sitio lo pegaban. Mostró paciencia y todo acabó bien. En cuanto a Herrerito, no debía morir en casa, porque el susto habría sido demasiado grande para mí, habría perdido un gran fragmento de mi alma, me habría puesto muy enferma y no habría podido continuar con mi trabajo espiritual del Armagedón durante mucho tiempo.

También pregunté por el perro de mi ex colaborador, Diego. Él también ha sido humano. Fue uno de los niños que rescató en su vida pasada como Fernando, sacerdote en la España del siglo XVIII. Muchos niños eran abandonados por sus familias o huían debido a la pobreza extrema de aquella época. Fernando tuvo muchas vidas similares en muchos países donde recogió a esos niños y les dio refugio y comida hasta que crecieran. Ese chico quería devolver el favor y ser su compañero, ahora que la energía de su yo superior se había agotado. El nombre español que le dio mi colaborador no fue una casualidad.

Eva, de 42 años, en hipnosis, habló con su perro vivo Hulk. Estaba un poco enfadado con ella porque se había casado y lo estaba descuidando. Quería dormir en su cama, pero eso ya no era posible. Dijo que de todos modos no viviría mucho más, porque su misión se había cumplido. Su misión era ayudar a su hermana, que quería quitarse la vida. Hulk la ayudó con su devoción para que viera que no estaba sola. Él ha sido humano y lo será de nuevo en su próxima encarnación.

Astrid, de 64 años, en hipnosis, habló con su perro fallecido Rudy. Había envejecido mucho y hacía unos meses que había muerto. Su misión había sido darle consuelo en su infeliz matrimonio con un hombre rojo, instrumento de la oscuridad. Rudy también ha sido humano, pero al tener que empezar de nuevo, eligió estar con ella como perro, porque ésa era la única manera en que podía ayudarla.

Podría nombrar a docenas de mascotas que están en el grupo de almas de mis clientes y que comenzaron su ciclo de encarnación con ellos, debido a un yo superior agotado. Otro grupo de mascotas son las almas nuevas que tienen su primera encarnación, como por ejemplo mis almas hijas. Ellas también tienen karma que equilibrar, porque sus siguientes vidas han tenido lugar en nuestro pasado, o sea que llegan a mí cargadas de paralelos rojos, entidades, etc. Después de su sacrificio, todas alcanzan o superan el nivel diez y así tendrán un gran privilegio en su próxima encarnación.

Así que nuestras mascotas son, a menudo, ex humanos que están comenzando de nuevo y la siguiente oración las ayudará mucho:

“Dios mío por favor neutraliza la actividad oscura de los paralelοs de (nombre de la mascota)

en todos los universos, lleva a sus yos extraviados y entidades a la Luz, saca sus implantes y devuélveles los fragmentos perdidos de alma.”


Dila dos veces al día durante un año, ya que la recuperación de alma lleva tiempo. Los ángeles harán el trabajo con mucho entusiasmo.

Nuestras mascotas absorben la energía negativa que nos rodea para ayudarnos y, si es necesario, sacrifican su vida por nosotros, para evitarnos problemas mayores de salud. Entonces, lo mínimo que podemos hacer por ellas es decir la oración y darles así algo de alivio, descanso y una vida más fácil en su próxima encarnación. También he descubierto que entienden los idiomas humanos, al menos los que han aprendido en sus vidas pasadas, si han sido humanos. También perciben el otro lado, hablan con su guía y recuerdan sus vidas pasadas. En realidad, entienden las cosas mejor que los niños, así que no dudes en hablar con ellos y explicarles tus planes e incluso preguntarles qué quieren o prefieren. Te enseñarán sus preferencias ya sea maullando / ladrando o de alguna otra manera.

Con luz y amor,

Koalani

Your Subscription:

 

1
.

Powered By Joobi