GreekEnglish EspañolSvenska (Sverige)Finnish (Suomi)
Cómo salvar la vida y el alma de tu hijo

Os sorprenderéis cuando descubráis los peligros ocultos que corren los niños, y hoy en día más que nunca. El sistema oscuro que gobierna la Tierra nos hace creer que quiere lo mejor para nuestros hijos y que los protege, mientras, irónicamente, nos oculta información vital. Así se  tienden todo tipo de trampas para llevar a las almas infantiles muy lejos y hacer que sirvan propósitos oscuros.
Aquí hay una muestra de algunas de las vidas pasadas de mis clientes. Siguen todas un patrón, según el cual fueron estafados, asesinados y llevados a otro planeta.
Lucine, 43
-Canadá, 1929. Desde muy pequeña su hermano y sus padres se dieron cuenta de que le gustaba la natación, pues hacía unos movimientos de extensión con los brazos y piernas en la cama o el aire. La llevaron a practicar la natación y fue muy buena. Imitaba los movimientos que veía en su mente. Antes de una competición con otras niñas, el ser que le mandaba esas imágenes le dijo que si deseaba ser como él ganaría la competición. Así hizo y ganó. En los vestuarios, después de la ducha, resbaló y se dio un golpe en la cabeza contra el armario. Murió en el acto. El que le hablaba era un ET que la mató y se llevó su alma a su planeta, donde nació como barbapapa. Los barbapapas son conocidos como personajes de un tebeo, seres que pueden tomar cualquier forma, pero a la vez son ETs verdaderos.
Marcela , 48.
-EEUU, California, 1954. Le gustaban muchos los dibujos animados de Disney y sobre todo imitar al pato Donald. Sus padres le decían que lo hacía muy bien. Así animó a los demás niños de su clase a poner una representación teatral a fin de curso en la que cada uno jugaría el papel de un personaje de Disney, en una historia que escogerían. Los niños eligieron a su personaje y Marcela eligió primera, al pato Donald, ya que la idea era suya. Todos se aplicaron mucho e hicieron muchos ensayos. El día de la representación se estaba aproximando y a Marcela le entraban ansias, puesto que quería ganar. Los tres primeros ganadores recibirían medallas, como en los juegos olímpicos. Y quería subir al escalón más alto. Entonces fue como si alguien le hablara a la mente y le preguntara si quería saber cómo ganaría. Ella dijo que sí, y la respuesta fue que antes de la representación deseara con toda su alma ser el pato Donald. Le pareció una buena idea y decidió hacerlo. Llegó ese día, deseó ser el pato Donald y actuó admirablemente. Todos aplaudieron a los niños y el juzgado de los profesores denominó a Marcela como primera ganadora. Subió al escalón más alto, recibió su medalla y disfrutó de las aclamaciones. Después, sus padres le preguntaron si quería celebrar su victoria en un restaurante de hamburguesas con sus amigos, pero ella dijo que prefería ir a Disneylandia. El primer fin de semana que sus padres pudieron hacer el viaje, se pusieron en marcha. En el camino, y al acercarse al parque de atracciones, un camión apareció de la nada y chocó con ellos. Los padres sobrevivieron, pero Marcela murió. La voz que le había hablado era un ET oscuro y ella había hecho un acuerdo con él. La mató y llevó a su alma a su planeta (oscuro) en el que se encarnó como el pato Donald.
Sara, 27
-España, Madrid, 1671. Era una niña soñadora que bordaba a menudo con su hermana mayor. Tenía mucha imaginación y bordaba flores y animales exóticos que encontraba en un libro que le habían comprado. Soñaba con poder visitar esos países exóticos y ver de cerca esas plantas y esos animales. Su hermana le decía que tendría que casarse con un explorador que la llevara a vivir a América, pero que ella no podría acompañarlo en sus viajes de exploración, porque sería un estorbo para él. Ella se sentía desilusionada y seguía soñando con poder realizar su sueño. Quería ser ella la exploradora y no sólo ver animales raros, sino tierras nuevas y cosas que nadie había visto antes. Su imaginación no tenía límites. Y empezó a jugar a ser esa exploradora. Un día fue con su hermana de excursión al bosque, para recoger setas y moras. Se detuvo un rato para jugar a exploradora y deseó con toda su alma ver un mundo nuevo, lejos de todo lo conocido. Así hizo un acuerdo con un ET. El ET hizo caer una rama pesada de un árbol sobre ella que la mató. Y llevó a su alma a su planeta, donde se convirtió en medusa.
Marcelo, 24
-EEUU, Estado de Washington, 1936. Marcelo era un niño travieso que jugaba a menudo con el hijo del vecino. Cuando aprendió en la escuela sobre los vikingos, los incluyó en sus juegos. Luchaba con su amigo siendo cada uno un guerrero potente. El vecino hacía a menudo de pirata y Marcelo de vikingo. Cogía las cazuelas y cuchillos de su madre, los usaba como casco y espada y pasaba horas jugando así. Empezó incluso a soñar con esas batallas. Una noche el sueño fue muy vívido y vio una expedición vikinga en la que sería el comandante. No lo podía creer y oyó una voz diciéndole que bastaba con que lo deseara con toda el alma y podría formar parte de esa expedición y ser un héroe. Lo hizo y así fue. Cuando terminó el sueño, el ET que se lo había mandado lo hizo caer de la cama y lo mató, aparentando que se había dado un golpe en la cabeza y que la muerte se debió a él. Y le llevó al alma al planeta oscuro.
Miguel, 34, y Jazmín, 36.
-Inglaterra, 1863. Desde muy niños sus familias se conocían y se hicieron buenos amigos. Su madre los llevaba a la playa o al parque donde jugaban juntos. Miguel le preguntó a Jazmín si quería ser su princesa. Ella dijo que sí, y le preguntó si él quería ser su príncipe. Él aceptó. Y jugaron muchas veces a ser pareja real, haciendo sueños para el futuro. Más grandes, en la escuela, se planeó una representación teatral con los mejores actores de dos escuelas, después de una competición. Miguel y Jazmín ganaron y pudieron ser la pareja real. Llenos de entusiasmo, aprendieron su papel y actuaron de maravilla. Todos los padres los aplaudieron y sus padres eran orgullosos de ellos. Por la noche, en su sueño, les preguntó alguien si les había gustado ser esa pareja real en la representación. Ambos contestaron que les encantó. Luego  les preguntó si querían serlo de verdad. Ellos dudaron de que pudiera ser verdad, pero el personaje se lo aseguró. Lo único que debían hacer era desearlo con toda su alma. Así hicieron, y murieron en el acto. El que les hablaba era un ET que les causó un paro cardíaco y los llevó a su planeta. Era uno de los planetas de Lilith, que tenía un acuerdo global. Los habitantes eran tortugas bípedas. Miguel y Jazmín nacieron como tortugas, destinados a ser rey y reina. Y así fue. Se sentaron cada uno en su trono y decidían sobre los asuntos de sus súbditos, que acudían a recibir su consejo o decisión. La vida en ese planeta era fácil, porque nadie trabajaba, ya que todo era automático. Bastaba con desear algo para que se manifestara: un plato, una casa, un viaje, etc. La energía necesaria para que funcionara todo esto se extraía de las almas humanas. Durante el Armagedón astral todos estos planetas de diversión se hicieron luminosos, o fueron destruidos, si se negaron a cambiar.
Ana, 12
-EEUU, California, 1771. Ana vivía en un caserío con vacas, gallinas y conejos. Quería mucho a los animales y sobre todo a los conejos. Cuando se multiplicaban, sus padres los vendían a un carnicero que vendía su carne. Ana sentía mucho dolor por ello e imploraba a sus padres que no lo hicieran. Ellos le decían que era una fuente importante de ingresos para ellos y que los conejos se multiplicaban muy rápidamente y no podían tener a cientos de ellos en el caserío, no habría ni sitio ni dinero para mantenerlos. Ana pasaba muchas horas con ellos y jugaba. Preguntó a sus padres si seguirían mandando a los conejos a la muerte si ella fuera uno de ellos. Dijeron que claro que no, si lo supieran, pero que ella no podía ser un conejo, ya que era humana. Les preguntó que cómo sabían si entre esos conejos no había alguien como ella. Ellos no vieron ninguna lógica en ello y no prestaron más atención a sus palabras. Ana siguió pensando en encontrar una solución para salvar a los conejos. Le entró una idea de que si ella de veras fuera uno de esos conejos y sus padres lo sospecharan, no los matarían. Entonces, percibió un pensamiento de que si deseara con todo su corazón ser un conejo, los demás se salvarían. Lo hizo, un pedazo del techo se desprendió, cayó sobre su cabeza y murió en el acto. El pensamiento fue mandado por un ET que le llevó el alma a su planeta, donde nació como conejo. Sus padres fueron destrozados por su muerte repentina. Para honrar su deseo, castraron a los conejos machos para que no se reprodujeran más y se quedaron con ellos como mascotas hasta que todos murieran.
Otra vida de Ana en la que se hizo ET:
-EEUU, West-Virginia, 1897. De niña jugaba mucho al teatro con sus animalitos de plástico. Más tarde jugó a eso con su hermano y los niños del barrio. Pronto se les ocurrió representar cada uno a un animal, compitiendo a quién fuera el mejor. Ella eligió el gato, otro niño el caballo, otro el perro, etc. Hicieron una tabla de puntuación y anotaban sus prestaciones, como el subir a un árbol, el correr, el saltar, etc. Imitaban a los animales, su flexibilidad, su rapidez, su inteligencia, etc, actuando como ellos. P.ej. el caballo era más rápido, pero el gato más listo y flexible, el ratón podía meterse donde nadie más podía, por ser pequeño y el perro podía oler a kilómetros de distancia. Ana estaba tan ensimismada en ese juego-competición que por la noche soñó con eso. Se vio ganadora de la competición. Hacia el final del sueño se dio cuenta de que sólo era un sueño, pero alguien le dijo que podía ser verdad. Ella le preguntó cómo, él le contestó que bastaba que ella deseara ser esa gata ganadora y eso ocurriría. Ella lo deseó y murió en el acto. La voz que le hablaba era un ET y llevó a su alma a su planeta, en el que nació como gata bípeda que se hizo campeona.  El padre de Ana fue a despertarla por la mañana, pero la encontró muerta. Puso un grito, la cogió en sus brazos y cayeron ambos al suelo, con él sollozando. Acudió la madre, él le dijo que su hija estaba muerta, ella también gritó y se unió a su marido, llorando con él.
Timo, 25
-Persia, 1950. Era un chico que viajaba a menudo con su padre para vender la mercancía que tenían. A veces pasaban una temporada en el mercado local. Allí tenía unos amigos que también ayudaban a sus padres. A veces iban a jugar al bosque los días de fiesta y descanso o después del trabajo. Quedaron en jugar este juego: Cada uno cogió un objeto de entre la mercancía de su padre y lo enterró en el bosque. El que encontrara primero uno de los objetos enterrados sería el ganador y ese objeto adquiriría un valor supremo, algo como una copa o medalla. Timo se dijo a sí mismo decididamente que él sería el ganador. Anduvieron por el bosque buscando huellas de tierra recientemente cavada. Timo encontró eso y se puso a cavar. Sacó de la tierra una lámpara de Aladín y gritó en triunfo. Los otros niños acudieron allí para ver si en efecto había encontrado uno de los objetos. En ese momento y cuando Timo frotó la lámpara en señal de su calidad especial, salió un genio. Los niños quedaron petrificados, pero luego cada uno hizo un deseo. El uno pidió tener riquezas, el otro una mujer guapa, etc, y Timo pidió ser omnipotente, como el genio. En ese instante fue sacudido por una corriente eléctrica que salió de la lámpara y cayó muerto. Los niños salieron asustados del bosque y fueron a llamar a sus padres. Acudió el padre de Timo, pero no pudo hace nada. El genio lo había matado y le llevó el alma a su planeta para transformarlo en genio.
Igor, 14.
-Inglaterra, 1956. De niño le gustaban los cuentos de fantasmas y con sus amigos iba a una casa abandonada en la que se suponía que había fantasmas. Gastaba jugarretas a la gente asustándola y le gustaban los fantasmas malos del tebeo Gasparín, el fantasma amistoso. Una noche soñó con un fantasma que le dijo que podía ser igual de eficaz que él en asustar a la gente, si deseaba ser como él. Igor lo consideró como una buena idea. Al día siguiente, fue a la casa de fantasmas con sus amigos a jugar.  Como se entretuvieron mucho, la madre de uno de sus amigos fue a buscar a su hijo. Igor estaba en la segunda planta, se asomó a la escalera, la vio y decidió asustarla. Deseó ser como el fantasma del sueño, fingió volar a gritos hacia la barandilla con el intento de ser frenado por ella, pero la barandilla se rompió, Igor cayó y murió en el acto. El fantasma del sueño era un ET que le robó el alma y lo llevó a su planeta, donde nació como uno de los hermanos de Gasparín.
Aurora, 24
-Canadá, 1949. Vivía cerca de un lago e iba a menudo a jugar a la orilla. Había nenúfares, peces y cisnes y ella los miraba con intrigación. Su madre la llamaba a comer, pero ella estaba como encantada por lo que veía y no le daban ganas  irse. A veces le parecía que el cisne le hablaba, y ella admiraba su belleza y orgullo. Su madre la regañaba e iba a llevársela a casa. Otras veces se mojaba o se ensuciaba y su madre la regañaba aún  más. Una de esas veces, se acostó y soñó con su madre regañándola y lo hermoso que eran el lago y el cisne. Entonces el cisne le preguntó si quería ser como él, nadar sin ensuciarse, hacer lo que quería, hermoso e independiente. Ella dijo que sí, él le dijo que debía desearlo con toda el alma, ella lo hizo y el ET que se hacía pasar por cisne la mató y se la llevó a su planeta.
Otra vida de Aurora en la que se hizo ET:
-EEUU, Maryland, 1959. Era una niña a la que gustaban mucho los dibujos animados, y sobre todo Gasparín, el fantasma amistoso. Después de ver ese dibujo animado en la tele con su hermano, iba corriendo por la casa imitando a Gasparín, aunque no podía volar. Su madre le decía que se calmara y fuera a comer o hacer sus deberes, pero sin pensar que su juego pudiera ser peligroso. Aurora  soñó con Gasparín. En ese sueño lo conoció en persona y se entusiasmó mucho. Él le preguntó si quería poder volar como él y acompañarlo en sus misiones. Ella dijo que por supuesto, pero que cómo podría volar ella, si era humana. De repente se elevó del suelo y voló. Lo encontró fantástico y siguió a Gasparín al cielo. En aquel momento, el ET que tenía el aspecto de Gasparín y que le había propuesto hacerla volar mató a su cuerpo biológico y llevó a su alma a su planeta. Su madre la encontró muerta a la mañana siguiente. El aceptar poder volar era un acuerdo y el ET adquirió el derecho de llevársela.
Kyrill, 28
-Alemania, 1957. Desde niño le gustaba la esgrima y con  la espada de plástico que le compró su madre peleaba sólo o con sus amigos y vecinos. Soñó con ser gran guerrero y con que los espectadores lo aplaudían. En otro sueño alguien le dijo que para hacerse un guerrero de verdad y excelente esgrimidor tenía que desearlo e imaginarse a sí mismo así. Le dijo que pintara en la mente una imagen de sí mismo, deseara ser así y eso ocurriría. Así lo hizo. Se entrenó mucho para ganar el torneo del barrio. El torneo se organizó y él ganó batalla tras batalla hasta ser designado como el ganador absoluto. Los niños pusieron un podio con tres escalones para los tres primeros. Kyrill subió al más alto y disfrutó de su victoria y de los aplausos. Al bajar el escalón, ése se rompió, el niño cayó hacia atrás, se pegó la cabeza contra una columna de hierro y murió. El ET que le había hablado en el sueño se lo llevó a su planeta.
Sofía, 17
-EEUU, Massachussetts, 1974. De niña era muy aficionada a la serie “Lost in Space” (Perdidos en el espacio) y la veía con pasión. Encontraba al robot muy divertido y lo imitaba abriendo los brazos y corriendo, gritando “¡Peligro, peligro!”O contestaba a su madre “Positivo”, “Negativo”, en vez de sí o no. Los demás niños de la escuela compartían su interés por esa serie y convencieron a los maestros que los dejaran poner una representación teatral a fin de curso. Los niños representaron un episodio de la serie, cada uno personificando a uno de los actores. Ella actuó de robot. En su sueño, antes de la representación, vio al robot diciéndole que debía desear ser como él si quería ganar el primer premio. Así lo hizo, y fue designada como ganadora. Para celebrarlo pidió a sus padres ir a un parque temático, donde había una máquina espacial referente a esa serie. Fueron, la niña lo pasó fenomenal, pero mientras sus padres estaban comiendo y ella corriendo por ahí imitando al robot, tropezó, se dio un golpe a la cabeza y murió. El robot del sueño era un ET que la mató, llevó a su alma a su planeta y la hizo renacer como robot parecido.
Olimpia, 21
-Noruega, 1810. Ella  y su hermano eran de una familia humilde y vivían en el campo. Los domingos visitaban a la abuela que les contaba cuentos. Un cuento que les fascinó y sobre todo a Olimpia, era el de la chica que besó al sapo encantado que se transformó en príncipe. La abuela le  regaló un libro ilustrado con el cuento. Ella miraba las imágenes una y otra vez y se imaginaba hacerse princesa. Le propuso a su hermano jugar a ese cuento. Él se disfrazaba de sapo, ella lo besaba, él se volvía príncipe y se casaban. Y cuando él no tenía ganas de jugar a eso,  jugaba ella sola: hacía de sapo, príncipe y princesa.  En sus sueños los hermanos vieron que se hacían de veras príncipes y princesas y que eso era un secreto que se les revelaba. Si desearan con toda el alma hacerse sapos, la recompensa sería hacerse príncipes. Y lo desearon. Luego fueron a jugar al lago del bosque, donde había sapos, pues el hermano quería verlos. La madre les previno que no se alejaran. Fueron, pero no vieron ninguno. El hermano sugirió subirse a un árbol para ver todo el lago y así verían dónde se escondían los sapos. Así lo hicieron. Se subieron a una rama gruesa que se extendía por encima del lago y se sentaron para observar. Pero, al parecer por el peso, la rama se rompió y cayeron al lago. En pánico, y como no sabían nadar, se ahogaron. El sueño se lo mandó un ET que los mató y les llevó el alma a su planeta, donde nacieron como cambiaformas: Él como sapo-príncipe y ella como sapo-princesa.
Jorge, 45
-Inglaterra, 1773. Jorge era en aquella vida una niña, hija de una criada que trabajaba en la casa de una familia de alta sociedad. Su madre la mandaba frotar el suelo. Y ella lo hacía de rodillas, a regañadientes. No le gustaba esa vida y soñaba con irse de allí. Y como no podía hacerlo a nivel físico, lo hacía con la imaginación. Soñaba con ser una dama rica, libre, poder hacer lo que quería, con una casa bonita, feliz. En su mente captó el pensamiento de que todo eso era posible. Preguntó cómo y le vino el pensamiento de que debía desearlo con toda el alma. Por la noche soñó con una vida así. Al día siguiente, mientras frotaba el suelo, lo deseó con toda el alma, cerrando los ojos. Al levantarse, resbaló, cayó, se pegó la cabeza y murió. Los pensamientos se los había mandado un ET que la mató, se llevó a su alma y así encarnó en el planeta del ET como lo que había deseado.
Demetrio, 26
-Alemania, 1962. Dimitri era un niño muy activo que jugaba mucho con su trenecito, soldaditos, robots y otros juguetes mecánicos. Pronto se puso a jugarlos con sus amigos. Formaban dos equipos y jugaban a la guerra. Por ejemplo el uno consistía en robots y el otro en humanos. Los que hacían de robots vestían un tipo de armadura que habían fabricado. Demetrio hacía de robot, el líder de los robots, porque quería ser más fuerte que los humanos. Estaba tan ensimismado en todos esos juegos que empezó a soñar con ellos y verse como héroe. En uno de esos sueños le preguntó alguien si quería ser de verdad como ese robot omnipotente que podía volar y atacar al enemigo en segundos. Contestó que sí. El que le preguntaba era un extraterrestre y eso fue un acuerdo. El ET lo mató en su sueño con un paro cardíaco y lo trasladó a su planeta. Tenía 7 años. Sus padres lo encontraron muerto por la mañana, horrorizados.
Cantante famoso, ahora fallecido
-EEUU, Missouri, 1963. De niño era muy vivo y su sueño era ser astronauta. Jugaba mucho en el patio con sus amigos. En un sueño alguien le habló de su futuro. Le dijo que tenían grandes planes para él, pues tenía entusiasmo y ganas de trabajar. Le preguntó qué quería ser cuando fuera mayor, el niño le dijo que astronauta y él le dijo que eso ocurriría si construía un cohete en su patio, entrara dentro y deseara ser astronauta con toda su fuerza. El niño despertó animado y se puso a recoger metales del barrio y de los vecinos para su cohete. Sus padres no veían nada malo en eso, al contrario, pensaban que tenía imaginación. Tampoco pensaron que ese sueño fuera una trampa. Sus amigos iban a verlo y se entretenían. Al final lo logró. Terminó el cohete y orgulloso, entró dentro. Deseó ser astronauta. Después de unos segundos el cohete se derrumbó y se le cayó encima, matándolo.
El ET con el que había hecho el pacto llevó su alma a su planeta donde nació como astronauta, con un traje de astronauta y equipo completo. Ese astronauta hizo más tarde un acuerdo con su paralelo luminoso que era cantante y había pedido ser famoso. Llevó el alma del cantante a su planeta como esclavo energético y vivió su vida en el cuerpo biológico del cantante. Vivió 45 años así, la mayor parte de la carrera del cantante. Hacía acuerdos con la gente que compraba sus discos, les metía implantes en el cuerpo y les robaba el alma. Su alma gemela, que era mi cliente, me preguntó por él, descubrí lo que había pasado y llevé al astronauta y al esclavo a la Luz.
Chester, 48
-Copenhague, 1872. De niña su madre le leía los cuentos de Hans Christian Andersen. Le gustaba especialmente el de la sirenita. La sirenita empezó a ir a sus sueños y enseñarle su mundo. El niño se entusiasmó y empezó a mirar más y más las imágenes del libro de cuentos e imaginarse el mundo marino. En un sueño la sirena le dijo que ella también podía ver de cerca ese mundo. Él le preguntó cómo y ella le dijo que bastaba con desear con toda el alma ser como ella. Lo hizo, la sirena que era un ET la mató en la cama y llevó a su alma a su planeta donde nació como sirena. Al día siguiente su madre la encontró muerta. Tenía 7 años. Su madre era yo y la razón más profunda por la cual deseó irse a otro mundo era porque discutíamos mucho. Ella había visto que mi marido (su padre) tenía una amante, me lo dijo, pero yo no la creía y llegué incluso a darle una bofetada. Pagué muy caro mi incredulidad, pues más tarde supe la verdad. Lo dejé y pasé la vida consolándome con mis amigas.
Edel, 52
-EEUU, Georgia, 1954. Era una niña muy viva y le encantaba la serie de Gasparín, el fantasma amistoso y, sobre todo, su amiga Wendy, la brujita buena. Su madre le había comprado un traje de gimnasia rojo, parecido al de Wendy y ella jugaba a ser brujita. Tenía una varita mágica y fingía ayudar a los demás con ella. Deseaba poder hacerlo y un día que su hermanito bebé estaba enfermo lo tocó con la varita y él se recuperó. Y se lo dijo a su madre. Ella pensó que su hija tenía buenas intenciones y sonrió. Luego Edel usó la varita para dar más sabor a la comida que estaba preparando su madre y más tarde para limpiar la casa. La madre lo encontró raro, pero no pensó que fuera algo paranormal. En su sueño se le apareció Wendy y le dijo que le daba su poder y que con él podía limpiar las casas de todo el pueblo y sanar a la gente, si subía a la cima de la montaña y deseara con toda el alma ser como ella. Edel lo hizo y llena de ansias para ver si funcionó se puso a bajar la colina corriendo. Pero tropezó, se cayó y murió. La mató el ET Wendy y llevó a su alma a su planeta en el que reencarnó como otra Wendy. Éste era uno de los casos en que la madre hubiera debido enterarse. Podía haber preguntado al sacerdote o haber contado a otras personas sobre los incidentes o incluso haber investigado lo paranormal y haber aconsejado a su hija a ser más cautelosa.
Rita, 58
-EEUU, Fairfax, Virginia, 1729. Rita era una niña muy activa y aventurera y jugaba mucho fuera de casa, con sus amigas o sola. Iba de paseo al bosque de al lado y jugaba corriendo tras las mariposas. Un día una mariposa la llevó al bosque y allí vio a una lucecita que resultó ser un hada. Se comunicaron telepáticamente y el hada le mostró su mundo. Rita volvió a casa llena de entusiasmo y se lo contó todo a sus padres. Ellos se divirtieron con la historia y pensaron que su hija tenía mucha imaginación. Rita se puso a dibujar hadas y su mundo y se impacientaba por volver a ver al hada. Habló de ella a sus amigas también. Pero sólo ella la veía. En uno de sus sueños la volvió a ver y el hada le dijo que si quería ayudar a las hadas y vivir con ellas podía ser también hada. Asimismo, que bastaba con ir al sitio donde la había visto al alba y desear con todo su corazón serlo. Rita se lo dijo a sus padres, pero ellos le dijeron que no podía ser hada, porque era humana y que el bosque podía ser peligroso. Una noche Rita despertó al alba y le entró un deseo profundo de ir al bosque. Sentía que el hada la esperaba. Así fue, siguió las instrucciones del hada, cayó muerta y su espíritu se transformó en hada. Tenía 7 años. Su padre fue a buscarla al bosque, pues al ver por la mañana que no estaba en la cama pensaron todos que había ido al bosque, ya que lo había mencionado. La encontró y, horrorizado, constató que estaba muerta. La cogió en sus brazos y la llevó a casa. Su madre y hermano lo vieron llegar y al oír que estaba muerta, la madre gritó de dolor y su hermano se refugió en su regazo. Concluyeron que el que había estado hablando a su hija era un demonio y no un hada, y que el bosque estaba endemoniado. Se hicieron todos más creyentes y educaron a todos los vecinos y conocidos en la iglesia y fuera de ella sobre la actividad de los demonios, tomando el ejemplo de Rita. Tuvieron, a pesar de todo, una buena vida. Su hermano se casó y educó a sus hijos a tener cuidado de las trampas de los demonios. Éste es el único de mis casos en que la familia descubrió la verdad, aunque no exactamente, ya que en aquella época nadie sabía nada sobre extraterrestres. Pero sabían más que en nuestra época sobre la actividad de la oscuridad.
En 2016 llevé a la Luz al hada paralela de Rita y a todas las demás hadas oscuras de Fairfax. Por cierto, esa ciudad adquirió su nombre por la presencia de hadas (fairy).
Sergio, 24
-Irlanda, Dublín, 550 AD. Sergio solía leer cuentos de hadas, pues le gustaban mucho. Soñaba con encontrar a un hada. En su sueño vino un ET oscuro disfrazado de hada que le dijo que para encontrar a un hada él mismo tenía que ser hada. Preguntó cómo podría ser hada. El ET le dijo que tenía que ir a un lugar específico del bosque al amanecer, a las 6.6 y desear con todo el corazón convertirse en hada. Sergio hizo eso, murió y se convirtió en hada. Sin embargo, no había hadas allí y el niño se decepcionó. El ET le dijo que habría hadas allí muy pronto. La primera niña que fue allí fue Elin y la misión de su alma era salvarlo. Pero en lugar de eso, él la engañó y ella se convirtió también en hada. Sergio había copiado el método del ET al pie de la letra. Entonces a partir de entonces tuvo compañía. Más miembros de su grupo (era el paralelo de Júpiter, o sea que su grupo consistía en los paralelos de los dioses olimpios) fueron enviados allí de niños para salvarlo, pero todos fracasaron. Elin atrajo al líder de la cuarta generación El, que era yo, y me llevó de la misma manera a perder el alma y convertirme en hada oscura. Y luego hice lo mismo con mi grupo. Un total de 180 hadas se reunieron allí, colocando implantes en la gente y robándoles los fragmentos de alma. Las llevé a todas a la Luz en 2015.
Mi abuela, ahora fallecida
-Alemania, 1837. Desde muy niña pasaba muchas horas en el jardín, jugando con su muñeca, sentada en el suelo o gateando. Jugaba al teatro, hablando con su muñeca. Pronto se juntó una flor y hablaban las tres. Su madre tenía que regañarla por pasar tanto tiempo allí y volver con la ropa ensuciada. Pronto la niña oía a la flor también dentro de la casa, llamándola al jardín. Se lo decía a su madre, pero ella no le prestaba atención. Pero como la niña insistía y el verano era corto, la dejaba. Pronto la llamaban también otras flores, o así parecía. En realidad era el mismo ET que se metía en las demás flores. Un día le preguntó si quería ser como ellas, las flores, y así su madre no la regañaría y podría jugar tanto como quisiera en el jardín sin ensuciarse la ropa. Ella preguntó cómo podía ser flor, si era niña. La flor contestó que deseándolo con toda el alma. La niña cerró los ojos, lo deseó y murió en el acto. Y su alma fue llevada a otro planeta en el que nació como flor. Su madre fue a buscarla, pero la encontró caída. Corrió hacia ella, la cogió horrorizada, lloró, sin poder creer que estaba muerta. Llamó al médico, pero él no pudo hacer nada.
Al descubrir esa vida de mi abuela comprendí por qué en esta vida no me dejaba jugar en el jardín de abajo y una vez que me había ensuciado el vestido llegó a pegarme. Tenía miedo de que los ETs me llevaran, inconscientemente. Mi abuela compraba a menudo flores que colocaba sobre la mesa. Así su paralela absorbía energía de ella y de mí y creaba negatividad en la casa.
Cuando me enteré de su vida pasada y supe cómo hacerlo, ataqué a la flor alienígena con mi espada y la llevé a la Luz. Después de una semana más o menos, mientras lavaba los platos, se rompió la taza que solía pertenecer a mi abuela y que tenía flores. Ese fue un mensaje de su ex flor paralela, agradeciéndome por haberla llevado a la Luz.
Mi madre, ahora fallecida
-EEUU, 1911. De niña jugaba mucho fuera, con sus amigas. Competían a quién iba a subir más rápido al árbol, quién iba a terminar primera en la carrera, quién iba a pasar por varios obstáculos en la carrera lo más rápido, etc. Ella tuvo la idea de imaginarse ser un mono al subir al árbol, pues así sería más hábil. Le funcionó y luego se le ocurrió imaginarse que era un caballo al correr, así sería más rápida. Luego se imaginó ser un gato, así pasaría más ágilmente los obstáculos. Solía ganar y se consideraba muy lista. Las niñas organizaron un súper concurso en el que se combinarían varios ejercicios, con la subida al árbol como culminación, para declarar a la campeona. Mi madre pensó que no había tiempo de imaginarse ser uno y otro animal, todo tenía que ser muy rápido. Oyó como una pregunta en la mente sobre si quería saber cómo debía hacerlo. Dijo que sí y entonces se imaginó ser un súper ser que cambiaba de forma y habilidad según los requerimientos. Lo practicó un poco y llegó el día del concurso. Antes de empezar oyó si quería ser la ganadora y dijo que por supuesto. Y lo fue, llegando primero a la rama gruesa del árbol. Quiso recibir las aclamaciones de las demás niñas y se puso sobre una rama más fina, hacia el exterior. Pero esa rama era demasiado fina y se rompió. Mi madre se cayó en el suelo y murió en el acto. El ET que la había ayudado a ser ese ser de talentos y formas múltiples y ganar era un ET Barbapapa y se la llevó a su planeta. En esta vida mi madre fue pintora de temas abstractos y  mucho de lo que pintaba tenía formas onduladas, como los Barbapapas. La paralela ET influyó mucho en ella y como había hecho un acuerdo para tener éxito, dibujó cada vez más cuadros de temática alienígena. Nunca hizo ejercicio, ahora sé por qué.
Mi padre, ahora fallecido
-Australia, 1831. De niño vivía en el campo, en una granja. Tenían cultivos, pero los pájaros los destruían a menudo. Mi padre los perseguía para ahuyentarlos y jugar. Sus padres hablaban sobre la necesidad de hacer un espantapájaros y mi padre dijo con entusiasmo que lo haría él. Se puso a unir trapos, paja y varias otras cosas y fabricó el espantapájaros. Mientras lo hacía, mi padre le hablaba, diciéndole que cumpliera su misión. Y el espantapájaros le contestaba en la mente que lo haría. Una vez listo, lo puso en la huerta y desde entonces los pájaros nunca más se atrevieron a acercarse y robar las semillas. Mi padre siguió hablándole y le decía que estaba orgulloso de él, que era fuerte y eficaz. El espantapájaros le preguntó si quería ser él también igual de fuerte y eficaz y mi padre contestó que por supuesto. Y el espantapájaros dijo que era un trato y que él no necesitaría ningún espantapájaros en su granja cuando fuera mayor, su mera presencia sería suficiente. Y así fue. Creció, se casó, tuvo hijos y extendió la granja de sus padres haciéndola circular. No tuvo nunca molestias de pájaros y tuvo mucho éxito con sus productos. Pero un día, a los 50 años y pico, un pájaro descendió del cielo directo hacia él, lo atacó en la cabeza y lo mató.
Un ET entró en el espantapájaros que mi padre construyó e hizo un acuerdo con él, llevándolo a su planeta, tras matarlo.
Mi ex, Teo
-EEUU, Massachusetts, 1850. Teo era mi hijo. Era muy competitivo con su hermano Basilio y se peleaban a menudo mientras jugaban a la guerra. A veces hacían de guerreros, otras de dragones o animales prehistóricos. Yo intentaba calmarlos un poco, pero no lo conseguía. Y mi marido decía que eran chicos y que necesitaban aprender a defenderse y combatir. Un verano los enviamos al campamento de los pequeños exploradores para tener un poco de paz y para que aprendieran otras cosas y adquirieran disciplina. Pero un día nos avisaron de que había habido un accidente. Ambos se habían extraviado al ir al bosque a recoger muestras y habían salido del bosque. Habían caído en un barranco y habían muerto. Ambos habían deseado ser animales prehistóricos o fantásticos para ser ganadores y los ETs los mataron.Teo se hizo una mezcla de dinosaurio y dragón rojo y Basilio iguanodón. La tragedia nos sentó muy mal, pues nos culpamos el uno al otro y a nosotros mismos. Pero no habíamos tenido señales, como otros padres entre mis casos, sólo veíamos una rivalidad que yo quería calmar. Tuvimos una hija que fue nuestro consuelo, pero nunca superamos la tragedia. Ambos hijos eran rojos, es decir fácilmente manipulables por sus demonios.
Basilio, el hermano de Teo
-Alemania, Stuttgart, 1939. Basilio era mi hermano y Teo mi padre. A Basilio le gustaban mucho los aviones y sus padres le compraron uno de esos juguetes con mando a distancia. Desde entonces jugaba sin cesar con el avioncito. También hacía él de avión, corriendo por la casa y fuera con los brazos abiertos, como alas. Un día el mando dejó de obedecerle y Basilio se entristeció mucho, intentando una y otra vez, rogando al avión que volara como debía. Al rato, el avión sí que funcionó normalmente. Eso se repitió y cada vez que Basilio tenía el deseo fuerte de que el avión le obedeciera, el avión lo hacía. Pronto se dio cuenta de que su pensamiento podía controlar el avión y nos lo dijo. Sus padres pensaron que eran juegos infantiles y no prestaron atención. A mí me lo mostró y vi como el avión le obedecía. Pensé que era algo como magia. Pronto el avión hacía círculos en el aire y Basilio hizo una demostración para sus amigos. Todos quedaron impresionados y lo admiraban. Basilio soñó con el avión, que le habló. Le dijo que estaba vivo y preso en un objeto mecánico. Basilio se intrigó y le preguntó más detalles. El avión le dijo que lo habían cogido y metido allí y que él lo podía ayudar, si quería, ya que el avión lo había ayudado también. Basilio dijo que quería ver su verdadero aspecto. El avión dijo que sólo si lo liberara podría verlo. Basilio preguntó cómo lo podía liberar y el avión le dijo que si él también tomara su aspecto, lo podría ver. Basilio preguntó cómo podría tomar su aspecto y el avión le dijo que de la misma forma que lo hacía volar y hacer trucos en el aire, con su deseo intenso. Basilio deseó tomar el aspecto del ser dentro del avión y así fue. El ET disfrazado de avión le dijo que volara. Basilio, dio un salto de la cama, cayó, se pegó en la cabeza y murió en el acto. El ET se llevó a su alma a su planeta donde se puso a hacer el mismo trabajo, llevar a niños a hacer acuerdos y robarles el alma.
La muerte de mi hermano fue un choque y deduje que fue esa magia la que lo mató. Su madre era inconsolable. Su padre también, pero intentaba ser fuerte para su mujer. Mis padres tuvieron otro hijo y eso les palió un poco el dolor. Se aplicaron en no comprarle ningún juguete de mando a distancia.
Otra vida de Basilio
-Tibet, 651. Era mi hermano. Se hizo monje en un monasterio oscuro (sin saberlo) en el que practicaban el yoga kundalini. Al conseguir después de mucho trabajo levantar su kundalini, como se llama eso, el ET del acuerdo que esa práctica suponía (un fénix) lo mató y se lo llevó a su planeta. Así se convirtió en uno de ellos.
Cuando dije al fénix paralelo de Basilio la verdad, se alteró mucho de ser engañado de esa manera y haber causado a otros daño. Y optó por irse de ese planeta y a la Luz.
Y otra:
-Costa Rica, 1871. Basilio, Teo y yo éramos hermanos. Éramos de una familia pobre pero nos queríamos. Teo y yo nos conformábamos, pero Basilio estaba insatisfecho. Teníamos todos buenos momentos durante los cuales jugábamos en la calle, pero por lo demás él quería ser rico, tener un trabajo de prestigio, una vida soñada. Nuestros padres no tenían los medios de enviarnos al colegio y si queríamos hacerlo teníamos que trabajar. Basilio se creó entonces un mundo imaginario, para consolarse. Lo vio un ET y empezó a hablarle en la mente. Le enviaba imágenes de su planeta, un planeta de diversión. Así lo llevó a desear ir a ese mundo. Un día que estábamos fuera de compras, se le cayó una maceta en la cabeza. Murió en el acto. La maceta cayó supuestamente llevada por el viento, ya que no había nadie en la terraza, pero en realidad la tiró el ET. Llevó al alma de Basilio a su planeta en el que nació como tortuga.
Y una última:
-EEUU, Oklahoma, 1856. Basilio era un compañero de clase y amigo. Todos los niños jugábamos muchos juegos, como al pilla-pilla, y lo pasábamos muy bien. Organizábamos también concursos para designar al mejor. Uno de esos juegos tenía que ver con la imitación de varios animales. Se desarrolló en un trabajo escolar, ya que la maestra lo encontró buena idea. Cada uno de nosotros tenía que representar un animal sin decir su nombre y el resto de la clase tenía que adivinar cuál era, tras investigarlo. Basilio tuvo unos sueños en los que veía varios animales y alguien le dijo que sería el ganador si elegía un animal prehistórico, ya que nadie lo adivinaría. Le gustó mucho la idea y lo hizo. En otro sueño ese alguien le dijo que para asegurarse del éxito debía desear ser ese animal, pues así su presentación en clase sería la más verídica, ya que sentiría ser ese animal. Así hizo y fue el ganador, pues nadie encontró el animal. El día de los resultados hubo en clase un terremoto. Cayó un trozo del techo sobre la cabeza de Basilio mientras estaba delante de la clase y lo mató. A nadie más pasó algo. El que le había hablado en sus sueños era un ET que le mató y se llevó a su alma a su planeta, donde nació como dinosaurio.
Yo misma
-Brasil, 1809. Vivía en un barrio bajo. Era aficionada al fútbol, al que jugaba con los chicos del barrio. El barrio era sucio y las condiciones de vida penosas. Teníamos que trabajar mucho y les tenía lástima a mis padres. Pero ellos no se quejaban y decían que con el trabajo duro saldríamos adelante. Yo odiaba la suciedad, los olores asquerosos, la mierda en las calles, las cucarachas, el tener que limpiar continuamente. Soñaba con un mundo limpio, de colores bonitos, con una vida de ocio, viajes y deportes. Iba a veces a la biblioteca municipal y leía libros de cuentos o sobre otros países, sobre familias reales, cualquier cosa para escapar de la triste realidad. Y esas descripciones me hacían anhelar más y más vivir como en esos cuentos. Oí decir en mi cabeza que podía tenerla, si quería, con tal de desear dar cualquier cosa. Yo pensé que de todas formas yo no tenía nada y acepté. Salí de la biblioteca esperando ser trasladada como por arte de magia a esa otra realidad. Un caballo se puso salvaje, se echó a galopar por la calle, me atropelló y morí. Me mató la entidad que me había propuesto la vida soñada y así se realizó mi sueño. Desperté con otro cuerpo, en otro planeta. Era un mundo hermoso, tal como lo había soñado. Los robots trabajaban para nosotros y nosotros sólo trabajábamos si lo deseábamos y las horas que elegíamos. Jugábamos al fútbol y otros deportes, viajábamos, todo gratis, hacíamos lo que queríamos. Los ordenadores nos preparaban las comidas más suculentas y mi casa era como una casa de muñecas, con colores pastel, decoraciones bonitas, imágenes de sitios bonitos. Si quería relaciones sexuales elegía a un humanoide de mi selección o algún amigo o amiga, si esa persona también quería. Tenía 10 años cuando hice el acuerdo y esa cualquier cosa que el ET me había pedido dar era mi alma. Mi nuevo cuerpo era cambiaformas: Flor- Pata bípeda-Serpiente. Las flores y los tebeos de Disney siempre me han gustado, pero las serpientes no. Seguro que me hacía serpiente cuando tenía mal genio o estaba enfadada.
La misión de mi alma como niña en Brasil era convertirme en una gran futbolista y hacer del fútbol femenino igual de popular que el masculino. Como fracasé, nadie más pudo hacer esa tarea. Ahora he matado a esa ET paralela mía con mi espada y ella fue a la Luz. Tendrá que volver a nacer en un barrio bajo de Brasil y luchar para cumplir su misión, aunque 200 años después.
Linda, la gata de un amigo
-Suiza 1952. Linda era una niña guapa y dócil que dormía junto a su muñeca. Por la mañana la despertaba el cuclillo del reloj que programaba su madre. Era algo estricta, madrugaba y quería enseñar a su hija a hacer lo mismo, tener disciplina, para así convertirse en una ciudadana y madre responsable. A Linda  le gustaba dormir y no quería despertarse o levantarse tan temprano. Quería estar calentita entre las sábanas y no salir al cuarto frío. En el cuclillo se metió un ET que oyó sus deseos y empezó a hablarle en la mente. Le prometió ayudarla. Así que impedía que el cuco saliera del reloj y la despertara, y Linda dormía más, hasta que su madre fuera a despertarla. Linda le decía cómo el cuclillo la ayudaba, pero la madre creía que el reloj no funcionaba bien. Lo llevó a ser arreglado y funcionó un par de días, pero luego el cuco volvió a complacer a Linda, que siguió pidiendo su ayuda. Lo consideraba como su amigo y se lo dijo a su madre. Pero ella creyó que era un amigo imaginario. Una noche soñó con el cuclillo y él le enseñó su trabajo, que era ayudar a los niños a descansar lo que ellos necesitaran y no lo que los padres creían suficiente. Y le preguntó si ella también quería ser como él y ayudar a los niños del mundo. Dijo que sí. Y el ET la mató en su sueño. La madre la encontró muerta y medio caída de la cama, cuando fue a despertarla a la mañana siguiente, al no oír el cuco. El ET llevó a su alma a su planeta en el que se encarnó como cuclillo e hizo el mismo trabajo, robando almas.
Mi alma gemela Vanguelis:
-Gran Bretaña, Londres, 1781. Vanguelis era un niño peleón  que quería ser el más fuerte e imponer su voluntad. Desde pequeño miraba las imágenes de los animales y eligió al león, por ser el rey de los animales. Se peleaba a menudo con los otros niños por tonterías. En un sueño se le acercó un ET y le mostró cómo sería si fuera león y Vanguelis se vio ganando a todos sus adversarios, incluso al que deseaba a la misma chica que él (esa chica era yo). En la escuela provocó a ese chico y se pelearon. Vanguelis se imaginó pelearse como un león y venció. Había hecho un acuerdo inconsciente con el ET para ser león y ganar. Orgulloso, poco después, estaba bajando la escalera cuando resbaló y cayó al vacío. Murió en el acto y su ET se lo llevó a su planeta, donde nació como león.
Estos relatos han de enseñar a los padres a estar alertos y tomar interés por los juegos, sueños, ídolos y deseos de sus hijos y aconsejarlos de una manera apropiada. Nadie debería desear ser alguien o algo más de lo que es, porque todos tenemos una misión y estamos aquí para llevarla a cabo. Los poderes de la oscuridad quieren disuadirnos de cumplirla y con este engañoso truco están teniendo éxito. Los niños deben saber sobre la existencia de demonios terrenales y alienígenas y cómo protegerse.

Os sorprenderéis cuando descubráis los peligros ocultos que corren los niños, y hoy en día más que nunca. El sistema oscuro que gobierna la Tierra nos hace creer que quiere lo mejor para nuestros hijos y que los protege, mientras, irónicamente, nos oculta información vital. Así se  tienden todo tipo de trampas para llevar a las almas infantiles muy lejos y hacer que sirvan propósitos oscuros.

Aquí hay una muestra de algunas de las vidas pasadas de mis clientes. Siguen todas un patrón, según el cual fueron estafados, asesinados y llevados a otro planeta.


Lucine, 43

-Canadá, 1929. Desde muy pequeña su hermano y sus padres se dieron cuenta de que le gustaba la natación, pues hacía unos movimientos de extensión con los brazos y piernas en la cama o el aire. La llevaron a practicar la natación y fue muy buena. Imitaba los movimientos que veía en su mente. Antes de una competición con otras niñas, el ser que le mandaba esas imágenes le dijo que si deseaba ser como él ganaría la competición. Así hizo y ganó. En los vestuarios, después de la ducha, resbaló y se dio un golpe en la cabeza contra el armario. Murió en el acto. El que le hablaba era un ET que la mató y se llevó su alma a su planeta, donde nació como barbapapa. Los barbapapas son conocidos como personajes de un tebeo, seres que pueden tomar cualquier forma, pero a la vez son ETs verdaderos.


Marcela , 48.

-EEUU, California, 1954. Le gustaban muchos los dibujos animados de Disney y sobre todo imitar al pato Donald. Sus padres le decían que lo hacía muy bien. Así animó a los demás niños de su clase a poner una representación teatral a fin de curso en la que cada uno jugaría el papel de un personaje de Disney, en una historia que escogerían. Los niños eligieron a su personaje y Marcela eligió primera, al pato Donald, ya que la idea era suya. Todos se aplicaron mucho e hicieron muchos ensayos. El día de la representación se estaba aproximando y a Marcela le entraban ansias, puesto que quería ganar. Los tres primeros ganadores recibirían medallas, como en los juegos olímpicos. Y quería subir al escalón más alto. Entonces fue como si alguien le hablara a la mente y le preguntara si quería saber cómo ganaría. Ella dijo que sí, y la respuesta fue que antes de la representación deseara con toda su alma ser el pato Donald. Le pareció una buena idea y decidió hacerlo. Llegó ese día, deseó ser el pato Donald y actuó admirablemente. Todos aplaudieron a los niños y el juzgado de los profesores denominó a Marcela como primera ganadora. Subió al escalón más alto, recibió su medalla y disfrutó de las aclamaciones. Después, sus padres le preguntaron si quería celebrar su victoria en un restaurante de hamburguesas con sus amigos, pero ella dijo que prefería ir a Disneylandia. El primer fin de semana que sus padres pudieron hacer el viaje, se pusieron en marcha. En el camino, y al acercarse al parque de atracciones, un camión apareció de la nada y chocó con ellos. Los padres sobrevivieron, pero Marcela murió. La voz que le había hablado era un ET oscuro y ella había hecho un acuerdo con él. La mató y llevó a su alma a su planeta (oscuro) en el que se encarnó como el pato Donald.


Sara, 27

-España, Madrid, 1671. Era una niña soñadora que bordaba a menudo con su hermana mayor. Tenía mucha imaginación y bordaba flores y animales exóticos que encontraba en un libro que le habían comprado. Soñaba con poder visitar esos países exóticos y ver de cerca esas plantas y esos animales. Su hermana le decía que tendría que casarse con un explorador que la llevara a vivir a América, pero que ella no podría acompañarlo en sus viajes de exploración, porque sería un estorbo para él. Ella se sentía desilusionada y seguía soñando con poder realizar su sueño. Quería ser ella la exploradora y no sólo ver animales raros, sino tierras nuevas y cosas que nadie había visto antes. Su imaginación no tenía límites. Y empezó a jugar a ser esa exploradora. Un día fue con su hermana de excursión al bosque, para recoger setas y moras. Se detuvo un rato para jugar a exploradora y deseó con toda su alma ver un mundo nuevo, lejos de todo lo conocido. Así hizo un acuerdo con un ET. El ET hizo caer una rama pesada de un árbol sobre ella que la mató. Y llevó a su alma a su planeta, donde se convirtió en medusa.


Marcelo, 24

-EEUU, Estado de Washington, 1936. Marcelo era un niño travieso que jugaba a menudo con el hijo del vecino. Cuando aprendió en la escuela sobre los vikingos, los incluyó en sus juegos. Luchaba con su amigo siendo cada uno un guerrero potente. El vecino hacía a menudo de pirata y Marcelo de vikingo. Cogía las cazuelas y cuchillos de su madre, los usaba como casco y espada y pasaba horas jugando así. Empezó incluso a soñar con esas batallas. Una noche el sueño fue muy vívido y vio una expedición vikinga en la que sería el comandante. No lo podía creer y oyó una voz diciéndole que bastaba con que lo deseara con toda el alma y podría formar parte de esa expedición y ser un héroe. Lo hizo y así fue. Cuando terminó el sueño, el ET que se lo había mandado lo hizo caer de la cama y lo mató, aparentando que se había dado un golpe en la cabeza y que la muerte se debió a él. Y le llevó al alma al planeta oscuro.


Miguel, 34, y Jazmín, 36.

-Inglaterra, 1863. Desde muy niños sus familias se conocían y se hicieron buenos amigos. Su madre los llevaba a la playa o al parque donde jugaban juntos. Miguel le preguntó a Jazmín si quería ser su princesa. Ella dijo que sí, y le preguntó si él quería ser su príncipe. Él aceptó. Y jugaron muchas veces a ser pareja real, haciendo sueños para el futuro. Más grandes, en la escuela, se planeó una representación teatral con los mejores actores de dos escuelas, después de una competición. Miguel y Jazmín ganaron y pudieron ser la pareja real. Llenos de entusiasmo, aprendieron su papel y actuaron de maravilla. Todos los padres los aplaudieron y sus padres eran orgullosos de ellos. Por la noche, en su sueño, les preguntó alguien si les había gustado ser esa pareja real en la representación. Ambos contestaron que les encantó. Luego  les preguntó si querían serlo de verdad. Ellos dudaron de que pudiera ser verdad, pero el personaje se lo aseguró. Lo único que debían hacer era desearlo con toda su alma. Así hicieron, y murieron en el acto. El que les hablaba era un ET que les causó un paro cardíaco y los llevó a su planeta. Era uno de los planetas de Lilith, que tenía un acuerdo global. Los habitantes eran tortugas bípedas. Miguel y Jazmín nacieron como tortugas, destinados a ser rey y reina. Y así fue. Se sentaron cada uno en su trono y decidían sobre los asuntos de sus súbditos, que acudían a recibir su consejo o decisión. La vida en ese planeta era fácil, porque nadie trabajaba, ya que todo era automático. Bastaba con desear algo para que se manifestara: un plato, una casa, un viaje, etc. La energía necesaria para que funcionara todo esto se extraía de las almas humanas. Durante el Armagedón astral todos estos planetas de diversión se hicieron luminosos, o fueron destruidos, si se negaron a cambiar.


Ana, 12

-EEUU, California, 1771. Ana vivía en un caserío con vacas, gallinas y conejos. Quería mucho a los animales y sobre todo a los conejos. Cuando se multiplicaban, sus padres los vendían a un carnicero que vendía su carne. Ana sentía mucho dolor por ello e imploraba a sus padres que no lo hicieran. Ellos le decían que era una fuente importante de ingresos para ellos y que los conejos se multiplicaban muy rápidamente y no podían tener a cientos de ellos en el caserío, no habría ni sitio ni dinero para mantenerlos. Ana pasaba muchas horas con ellos y jugaba. Preguntó a sus padres si seguirían mandando a los conejos a la muerte si ella fuera uno de ellos. Dijeron que claro que no, si lo supieran, pero que ella no podía ser un conejo, ya que era humana. Les preguntó que cómo sabían si entre esos conejos no había alguien como ella. Ellos no vieron ninguna lógica en ello y no prestaron más atención a sus palabras. Ana siguió pensando en encontrar una solución para salvar a los conejos. Le entró una idea de que si ella de veras fuera uno de esos conejos y sus padres lo sospecharan, no los matarían. Entonces, percibió un pensamiento de que si deseara con todo su corazón ser un conejo, los demás se salvarían. Lo hizo, un pedazo del techo se desprendió, cayó sobre su cabeza y murió en el acto. El pensamiento fue mandado por un ET que le llevó el alma a su planeta, donde nació como conejo. Sus padres fueron destrozados por su muerte repentina. Para honrar su deseo, castraron a los conejos machos para que no se reprodujeran más y se quedaron con ellos como mascotas hasta que todos murieran.


Otra vida de Ana en la que se hizo ET:

-EEUU, West-Virginia, 1897. De niña jugaba mucho al teatro con sus animalitos de plástico. Más tarde jugó a eso con su hermano y los niños del barrio. Pronto se les ocurrió representar cada uno a un animal, compitiendo a quién fuera el mejor. Ella eligió el gato, otro niño el caballo, otro el perro, etc. Hicieron una tabla de puntuación y anotaban sus prestaciones, como el subir a un árbol, el correr, el saltar, etc. Imitaban a los animales, su flexibilidad, su rapidez, su inteligencia, etc, actuando como ellos. P.ej. el caballo era más rápido, pero el gato más listo y flexible, el ratón podía meterse donde nadie más podía, por ser pequeño y el perro podía oler a kilómetros de distancia. Ana estaba tan ensimismada en ese juego-competición que por la noche soñó con eso. Se vio ganadora de la competición. Hacia el final del sueño se dio cuenta de que sólo era un sueño, pero alguien le dijo que podía ser verdad. Ella le preguntó cómo, él le contestó que bastaba que ella deseara ser esa gata ganadora y eso ocurriría. Ella lo deseó y murió en el acto. La voz que le hablaba era un ET y llevó a su alma a su planeta, en el que nació como gata bípeda que se hizo campeona.  El padre de Ana fue a despertarla por la mañana, pero la encontró muerta. Puso un grito, la cogió en sus brazos y cayeron ambos al suelo, con él sollozando. Acudió la madre, él le dijo que su hija estaba muerta, ella también gritó y se unió a su marido, llorando con él.


Timo, 25

-Persia, 1950. Era un chico que viajaba a menudo con su padre para vender la mercancía que tenían. A veces pasaban una temporada en el mercado local. Allí tenía unos amigos que también ayudaban a sus padres. A veces iban a jugar al bosque los días de fiesta y descanso o después del trabajo. Quedaron en jugar este juego: Cada uno cogió un objeto de entre la mercancía de su padre y lo enterró en el bosque. El que encontrara primero uno de los objetos enterrados sería el ganador y ese objeto adquiriría un valor supremo, algo como una copa o medalla. Timo se dijo a sí mismo decididamente que él sería el ganador. Anduvieron por el bosque buscando huellas de tierra recientemente cavada. Timo encontró eso y se puso a cavar. Sacó de la tierra una lámpara de Aladín y gritó en triunfo. Los otros niños acudieron allí para ver si en efecto había encontrado uno de los objetos. En ese momento y cuando Timo frotó la lámpara en señal de su calidad especial, salió un genio. Los niños quedaron petrificados, pero luego cada uno hizo un deseo. El uno pidió tener riquezas, el otro una mujer guapa, etc, y Timo pidió ser omnipotente, como el genio. En ese instante fue sacudido por una corriente eléctrica que salió de la lámpara y cayó muerto. Los niños salieron asustados del bosque y fueron a llamar a sus padres. Acudió el padre de Timo, pero no pudo hace nada. El genio lo había matado y le llevó el alma a su planeta para transformarlo en genio.


Igor, 14.

-Inglaterra, 1956. De niño le gustaban los cuentos de fantasmas y con sus amigos iba a una casa abandonada en la que se suponía que había fantasmas. Gastaba jugarretas a la gente asustándola y le gustaban los fantasmas malos del tebeo Gasparín, el fantasma amistoso. Una noche soñó con un fantasma que le dijo que podía ser igual de eficaz que él en asustar a la gente, si deseaba ser como él. Igor lo consideró como una buena idea. Al día siguiente, fue a la casa de fantasmas con sus amigos a jugar.  Como se entretuvieron mucho, la madre de uno de sus amigos fue a buscar a su hijo. Igor estaba en la segunda planta, se asomó a la escalera, la vio y decidió asustarla. Deseó ser como el fantasma del sueño, fingió volar a gritos hacia la barandilla con el intento de ser frenado por ella, pero la barandilla se rompió, Igor cayó y murió en el acto. El fantasma del sueño era un ET que le robó el alma y lo llevó a su planeta, donde nació como uno de los hermanos de Gasparín.


Aurora, 24

-Canadá, 1949. Vivía cerca de un lago e iba a menudo a jugar a la orilla. Había nenúfares, peces y cisnes y ella los miraba con intrigación. Su madre la llamaba a comer, pero ella estaba como encantada por lo que veía y no le daban ganas  irse. A veces le parecía que el cisne le hablaba, y ella admiraba su belleza y orgullo. Su madre la regañaba e iba a llevársela a casa. Otras veces se mojaba o se ensuciaba y su madre la regañaba aún  más. Una de esas veces, se acostó y soñó con su madre regañándola y lo hermoso que eran el lago y el cisne. Entonces el cisne le preguntó si quería ser como él, nadar sin ensuciarse, hacer lo que quería, hermoso e independiente. Ella dijo que sí, él le dijo que debía desearlo con toda el alma, ella lo hizo y el ET que se hacía pasar por cisne la mató y se la llevó a su planeta.


Otra vida de Aurora en la que se hizo ET:

-EEUU, Maryland, 1959. Era una niña a la que gustaban mucho los dibujos animados, y sobre todo Gasparín, el fantasma amistoso. Después de ver ese dibujo animado en la tele con su hermano, iba corriendo por la casa imitando a Gasparín, aunque no podía volar. Su madre le decía que se calmara y fuera a comer o hacer sus deberes, pero sin pensar que su juego pudiera ser peligroso. Aurora  soñó con Gasparín. En ese sueño lo conoció en persona y se entusiasmó mucho. Él le preguntó si quería poder volar como él y acompañarlo en sus misiones. Ella dijo que por supuesto, pero que cómo podría volar ella, si era humana. De repente se elevó del suelo y voló. Lo encontró fantástico y siguió a Gasparín al cielo. En aquel momento, el ET que tenía el aspecto de Gasparín y que le había propuesto hacerla volar mató a su cuerpo biológico y llevó a su alma a su planeta. Su madre la encontró muerta a la mañana siguiente. El aceptar poder volar era un acuerdo y el ET adquirió el derecho de llevársela.


Kyrill, 28

-Alemania, 1957. Desde niño le gustaba la esgrima y con  la espada de plástico que le compró su madre peleaba sólo o con sus amigos y vecinos. Soñó con ser gran guerrero y con que los espectadores lo aplaudían. En otro sueño alguien le dijo que para hacerse un guerrero de verdad y excelente esgrimidor tenía que desearlo e imaginarse a sí mismo así. Le dijo que pintara en la mente una imagen de sí mismo, deseara ser así y eso ocurriría. Así lo hizo. Se entrenó mucho para ganar el torneo del barrio. El torneo se organizó y él ganó batalla tras batalla hasta ser designado como el ganador absoluto. Los niños pusieron un podio con tres escalones para los tres primeros. Kyrill subió al más alto y disfrutó de su victoria y de los aplausos. Al bajar el escalón, ése se rompió, el niño cayó hacia atrás, se pegó la cabeza contra una columna de hierro y murió. El ET que le había hablado en el sueño se lo llevó a su planeta.


Sofía, 17

-EEUU, Massachussetts, 1974. De niña era muy aficionada a la serie “Lost in Space” (Perdidos en el espacio) y la veía con pasión. Encontraba al robot muy divertido y lo imitaba abriendo los brazos y corriendo, gritando “¡Peligro, peligro!”O contestaba a su madre “Positivo”, “Negativo”, en vez de sí o no. Los demás niños de la escuela compartían su interés por esa serie y convencieron a los maestros que los dejaran poner una representación teatral a fin de curso. Los niños representaron un episodio de la serie, cada uno personificando a uno de los actores. Ella actuó de robot. En su sueño, antes de la representación, vio al robot diciéndole que debía desear ser como él si quería ganar el primer premio. Así lo hizo, y fue designada como ganadora. Para celebrarlo pidió a sus padres ir a un parque temático, donde había una máquina espacial referente a esa serie. Fueron, la niña lo pasó fenomenal, pero mientras sus padres estaban comiendo y ella corriendo por ahí imitando al robot, tropezó, se dio un golpe a la cabeza y murió. El robot del sueño era un ET que la mató, llevó a su alma a su planeta y la hizo renacer como robot parecido.


Olimpia, 21

-Noruega, 1810. Ella  y su hermano eran de una familia humilde y vivían en el campo. Los domingos visitaban a la abuela que les contaba cuentos. Un cuento que les fascinó y sobre todo a Olimpia, era el de la chica que besó al sapo encantado que se transformó en príncipe. La abuela le  regaló un libro ilustrado con el cuento. Ella miraba las imágenes una y otra vez y se imaginaba hacerse princesa. Le propuso a su hermano jugar a ese cuento. Él se disfrazaba de sapo, ella lo besaba, él se volvía príncipe y se casaban. Y cuando él no tenía ganas de jugar a eso,  jugaba ella sola: hacía de sapo, príncipe y princesa.  En sus sueños los hermanos vieron que se hacían de veras príncipes y princesas y que eso era un secreto que se les revelaba. Si desearan con toda el alma hacerse sapos, la recompensa sería hacerse príncipes. Y lo desearon. Luego fueron a jugar al lago del bosque, donde había sapos, pues el hermano quería verlos. La madre les previno que no se alejaran. Fueron, pero no vieron ninguno. El hermano sugirió subirse a un árbol para ver todo el lago y así verían dónde se escondían los sapos. Así lo hicieron. Se subieron a una rama gruesa que se extendía por encima del lago y se sentaron para observar. Pero, al parecer por el peso, la rama se rompió y cayeron al lago. En pánico, y como no sabían nadar, se ahogaron. El sueño se lo mandó un ET que los mató y les llevó el alma a su planeta, donde nacieron como cambiaformas: Él como sapo-príncipe y ella como sapo-princesa.


Jorge, 45

-Inglaterra, 1773. Jorge era en aquella vida una niña, hija de una criada que trabajaba en la casa de una familia de alta sociedad. Su madre la mandaba frotar el suelo. Y ella lo hacía de rodillas, a regañadientes. No le gustaba esa vida y soñaba con irse de allí. Y como no podía hacerlo a nivel físico, lo hacía con la imaginación. Soñaba con ser una dama rica, libre, poder hacer lo que quería, con una casa bonita, feliz. En su mente captó el pensamiento de que todo eso era posible. Preguntó cómo y le vino el pensamiento de que debía desearlo con toda el alma. Por la noche soñó con una vida así. Al día siguiente, mientras frotaba el suelo, lo deseó con toda el alma, cerrando los ojos. Al levantarse, resbaló, cayó, se pegó la cabeza y murió. Los pensamientos se los había mandado un ET que la mató, se llevó a su alma y así encarnó en el planeta del ET como lo que había deseado.


Demetrio, 26

-Alemania, 1962. Dimitri era un niño muy activo que jugaba mucho con su trenecito, soldaditos, robots y otros juguetes mecánicos. Pronto se puso a jugarlos con sus amigos. Formaban dos equipos y jugaban a la guerra. Por ejemplo el uno consistía en robots y el otro en humanos. Los que hacían de robots vestían un tipo de armadura que habían fabricado. Demetrio hacía de robot, el líder de los robots, porque quería ser más fuerte que los humanos. Estaba tan ensimismado en todos esos juegos que empezó a soñar con ellos y verse como héroe. En uno de esos sueños le preguntó alguien si quería ser de verdad como ese robot omnipotente que podía volar y atacar al enemigo en segundos. Contestó que sí. El que le preguntaba era un extraterrestre y eso fue un acuerdo. El ET lo mató en su sueño con un paro cardíaco y lo trasladó a su planeta. Tenía 7 años. Sus padres lo encontraron muerto por la mañana, horrorizados.


Cantante famoso, ahora fallecido

-EEUU, Missouri, 1963. De niño era muy vivo y su sueño era ser astronauta. Jugaba mucho en el patio con sus amigos. En un sueño alguien le habló de su futuro. Le dijo que tenían grandes planes para él, pues tenía entusiasmo y ganas de trabajar. Le preguntó qué quería ser cuando fuera mayor, el niño le dijo que astronauta y él le dijo que eso ocurriría si construía un cohete en su patio, entrara dentro y deseara ser astronauta con toda su fuerza. El niño despertó animado y se puso a recoger metales del barrio y de los vecinos para su cohete. Sus padres no veían nada malo en eso, al contrario, pensaban que tenía imaginación. Tampoco pensaron que ese sueño fuera una trampa. Sus amigos iban a verlo y se entretenían. Al final lo logró. Terminó el cohete y orgulloso, entró dentro. Deseó ser astronauta. Después de unos segundos el cohete se derrumbó y se le cayó encima, matándolo.

El ET con el que había hecho el pacto llevó su alma a su planeta donde nació como astronauta, con un traje de astronauta y equipo completo. Ese astronauta hizo más tarde un acuerdo con su paralelo luminoso que era cantante y había pedido ser famoso. Llevó el alma del cantante a su planeta como esclavo energético y vivió su vida en el cuerpo biológico del cantante. Vivió 45 años así, la mayor parte de la carrera del cantante. Hacía acuerdos con la gente que compraba sus discos, les metía implantes en el cuerpo y les robaba el alma. Su alma gemela, que era mi cliente, me preguntó por él, descubrí lo que había pasado y llevé al astronauta y al esclavo a la Luz.


Chester, 48

-Copenhague, 1872. De niña su madre le leía los cuentos de Hans Christian Andersen. Le gustaba especialmente el de la sirenita. La sirenita empezó a ir a sus sueños y enseñarle su mundo. El niño se entusiasmó y empezó a mirar más y más las imágenes del libro de cuentos e imaginarse el mundo marino. En un sueño la sirena le dijo que ella también podía ver de cerca ese mundo. Él le preguntó cómo y ella le dijo que bastaba con desear con toda el alma ser como ella. Lo hizo, la sirena que era un ET la mató en la cama y llevó a su alma a su planeta donde nació como sirena. Al día siguiente su madre la encontró muerta. Tenía 7 años. Su madre era yo y la razón más profunda por la cual deseó irse a otro mundo era porque discutíamos mucho. Ella había visto que mi marido (su padre) tenía una amante, me lo dijo, pero yo no la creía y llegué incluso a darle una bofetada. Pagué muy caro mi incredulidad, pues más tarde supe la verdad. Lo dejé y pasé la vida consolándome con mis amigas.


Edel, 52

-EEUU, Georgia, 1954. Era una niña muy viva y le encantaba la serie de Gasparín, el fantasma amistoso y, sobre todo, su amiga Wendy, la brujita buena. Su madre le había comprado un traje de gimnasia rojo, parecido al de Wendy y ella jugaba a ser brujita. Tenía una varita mágica y fingía ayudar a los demás con ella. Deseaba poder hacerlo y un día que su hermanito bebé estaba enfermo lo tocó con la varita y él se recuperó. Y se lo dijo a su madre. Ella pensó que su hija tenía buenas intenciones y sonrió. Luego Edel usó la varita para dar más sabor a la comida que estaba preparando su madre y más tarde para limpiar la casa. La madre lo encontró raro, pero no pensó que fuera algo paranormal. En su sueño se le apareció Wendy y le dijo que le daba su poder y que con él podía limpiar las casas de todo el pueblo y sanar a la gente, si subía a la cima de la montaña y deseara con toda el alma ser como ella. Edel lo hizo y llena de ansias para ver si funcionó se puso a bajar la colina corriendo. Pero tropezó, se cayó y murió. La mató el ET Wendy y llevó a su alma a su planeta en el que reencarnó como otra Wendy. Éste era uno de los casos en que la madre hubiera debido enterarse. Podía haber preguntado al sacerdote o haber contado a otras personas sobre los incidentes o incluso haber investigado lo paranormal y haber aconsejado a su hija a ser más cautelosa.


Rita, 58

-EEUU, Fairfax, Virginia, 1729. Rita era una niña muy activa y aventurera y jugaba mucho fuera de casa, con sus amigas o sola. Iba de paseo al bosque de al lado y jugaba corriendo tras las mariposas. Un día una mariposa la llevó al bosque y allí vio a una lucecita que resultó ser un hada. Se comunicaron telepáticamente y el hada le mostró su mundo. Rita volvió a casa llena de entusiasmo y se lo contó todo a sus padres. Ellos se divirtieron con la historia y pensaron que su hija tenía mucha imaginación. Rita se puso a dibujar hadas y su mundo y se impacientaba por volver a ver al hada. Habló de ella a sus amigas también. Pero sólo ella la veía. En uno de sus sueños la volvió a ver y el hada le dijo que si quería ayudar a las hadas y vivir con ellas podía ser también hada. Asimismo, que bastaba con ir al sitio donde la había visto al alba y desear con todo su corazón serlo. Rita se lo dijo a sus padres, pero ellos le dijeron que no podía ser hada, porque era humana y que el bosque podía ser peligroso. Una noche Rita despertó al alba y le entró un deseo profundo de ir al bosque. Sentía que el hada la esperaba. Así fue, siguió las instrucciones del hada, cayó muerta y su espíritu se transformó en hada. Tenía 7 años. Su padre fue a buscarla al bosque, pues al ver por la mañana que no estaba en la cama pensaron todos que había ido al bosque, ya que lo había mencionado. La encontró y, horrorizado, constató que estaba muerta. La cogió en sus brazos y la llevó a casa. Su madre y hermano lo vieron llegar y al oír que estaba muerta, la madre gritó de dolor y su hermano se refugió en su regazo. Concluyeron que el que había estado hablando a su hija era un demonio y no un hada, y que el bosque estaba endemoniado. Se hicieron todos más creyentes y educaron a todos los vecinos y conocidos en la iglesia y fuera de ella sobre la actividad de los demonios, tomando el ejemplo de Rita. Tuvieron, a pesar de todo, una buena vida. Su hermano se casó y educó a sus hijos a tener cuidado de las trampas de los demonios. Éste es el único de mis casos en que la familia descubrió la verdad, aunque no exactamente, ya que en aquella época nadie sabía nada sobre extraterrestres. Pero sabían más que en nuestra época sobre la actividad de la oscuridad.

En 2016 llevé a la Luz al hada paralela de Rita y a todas las demás hadas oscuras de Fairfax. Por cierto, esa ciudad adquirió su nombre por la presencia de hadas (fairy).


Sergio, 24

-Irlanda, Dublín, 550 AD. Sergio solía leer cuentos de hadas, pues le gustaban mucho. Soñaba con encontrar a un hada. En su sueño vino un ET oscuro disfrazado de hada que le dijo que para encontrar a un hada él mismo tenía que ser hada. Preguntó cómo podría ser hada. El ET le dijo que tenía que ir a un lugar específico del bosque al amanecer, a las 6.6 y desear con todo el corazón convertirse en hada. Sergio hizo eso, murió y se convirtió en hada. Sin embargo, no había hadas allí y el niño se decepcionó. El ET le dijo que habría hadas allí muy pronto. La primera niña que fue allí fue Elin y la misión de su alma era salvarlo. Pero en lugar de eso, él la engañó y ella se convirtió también en hada. Sergio había copiado el método del ET al pie de la letra. Entonces a partir de entonces tuvo compañía. Más miembros de su grupo (era el paralelo de Júpiter, o sea que su grupo consistía en los paralelos de los dioses olimpios) fueron enviados allí de niños para salvarlo, pero todos fracasaron. Elin atrajo al líder de la cuarta generación El, que era yo, y me llevó de la misma manera a perder el alma y convertirme en hada oscura. Y luego hice lo mismo con mi grupo. Un total de 180 hadas se reunieron allí, colocando implantes en la gente y robándoles los fragmentos de alma. Las llevé a todas a la Luz en 2015.


Mi abuela, ahora fallecida

-Alemania, 1837. Desde muy niña pasaba muchas horas en el jardín, jugando con su muñeca, sentada en el suelo o gateando. Jugaba al teatro, hablando con su muñeca. Pronto se juntó una flor y hablaban las tres. Su madre tenía que regañarla por pasar tanto tiempo allí y volver con la ropa ensuciada. Pronto la niña oía a la flor también dentro de la casa, llamándola al jardín. Se lo decía a su madre, pero ella no le prestaba atención. Pero como la niña insistía y el verano era corto, la dejaba. Pronto la llamaban también otras flores, o así parecía. En realidad era el mismo ET que se metía en las demás flores. Un día le preguntó si quería ser como ellas, las flores, y así su madre no la regañaría y podría jugar tanto como quisiera en el jardín sin ensuciarse la ropa. Ella preguntó cómo podía ser flor, si era niña. La flor contestó que deseándolo con toda el alma. La niña cerró los ojos, lo deseó y murió en el acto. Y su alma fue llevada a otro planeta en el que nació como flor. Su madre fue a buscarla, pero la encontró caída. Corrió hacia ella, la cogió horrorizada, lloró, sin poder creer que estaba muerta. Llamó al médico, pero él no pudo hacer nada.

Al descubrir esa vida de mi abuela comprendí por qué en esta vida no me dejaba jugar en el jardín de abajo y una vez que me había ensuciado el vestido llegó a pegarme. Tenía miedo de que los ETs me llevaran, inconscientemente. Mi abuela compraba a menudo flores que colocaba sobre la mesa. Así su paralela absorbía energía de ella y de mí y creaba negatividad en la casa.

Cuando me enteré de su vida pasada y supe cómo hacerlo, ataqué a la flor alienígena con mi espada y la llevé a la Luz. Después de una semana más o menos, mientras lavaba los platos, se rompió la taza que solía pertenecer a mi abuela y que tenía flores. Ese fue un mensaje de su ex flor paralela, agradeciéndome por haberla llevado a la Luz.


Mi madre, ahora fallecida

-EEUU, 1911. De niña jugaba mucho fuera, con sus amigas. Competían a quién iba a subir más rápido al árbol, quién iba a terminar primera en la carrera, quién iba a pasar por varios obstáculos en la carrera lo más rápido, etc. Ella tuvo la idea de imaginarse ser un mono al subir al árbol, pues así sería más hábil. Le funcionó y luego se le ocurrió imaginarse que era un caballo al correr, así sería más rápida. Luego se imaginó ser un gato, así pasaría más ágilmente los obstáculos. Solía ganar y se consideraba muy lista. Las niñas organizaron un súper concurso en el que se combinarían varios ejercicios, con la subida al árbol como culminación, para declarar a la campeona. Mi madre pensó que no había tiempo de imaginarse ser uno y otro animal, todo tenía que ser muy rápido. Oyó como una pregunta en la mente sobre si quería saber cómo debía hacerlo. Dijo que sí y entonces se imaginó ser un súper ser que cambiaba de forma y habilidad según los requerimientos. Lo practicó un poco y llegó el día del concurso. Antes de empezar oyó si quería ser la ganadora y dijo que por supuesto. Y lo fue, llegando primero a la rama gruesa del árbol. Quiso recibir las aclamaciones de las demás niñas y se puso sobre una rama más fina, hacia el exterior. Pero esa rama era demasiado fina y se rompió. Mi madre se cayó en el suelo y murió en el acto. El ET que la había ayudado a ser ese ser de talentos y formas múltiples y ganar era un ET Barbapapa y se la llevó a su planeta. En esta vida mi madre fue pintora de temas abstractos y  mucho de lo que pintaba tenía formas onduladas, como los Barbapapas. La paralela ET influyó mucho en ella y como había hecho un acuerdo para tener éxito, dibujó cada vez más cuadros de temática alienígena. Nunca hizo ejercicio, ahora sé por qué.


Mi padre, ahora fallecido

-Australia, 1831. De niño vivía en el campo, en una granja. Tenían cultivos, pero los pájaros los destruían a menudo. Mi padre los perseguía para ahuyentarlos y jugar. Sus padres hablaban sobre la necesidad de hacer un espantapájaros y mi padre dijo con entusiasmo que lo haría él. Se puso a unir trapos, paja y varias otras cosas y fabricó el espantapájaros. Mientras lo hacía, mi padre le hablaba, diciéndole que cumpliera su misión. Y el espantapájaros le contestaba en la mente que lo haría. Una vez listo, lo puso en la huerta y desde entonces los pájaros nunca más se atrevieron a acercarse y robar las semillas. Mi padre siguió hablándole y le decía que estaba orgulloso de él, que era fuerte y eficaz. El espantapájaros le preguntó si quería ser él también igual de fuerte y eficaz y mi padre contestó que por supuesto. Y el espantapájaros dijo que era un trato y que él no necesitaría ningún espantapájaros en su granja cuando fuera mayor, su mera presencia sería suficiente. Y así fue. Creció, se casó, tuvo hijos y extendió la granja de sus padres haciéndola circular. No tuvo nunca molestias de pájaros y tuvo mucho éxito con sus productos. Pero un día, a los 50 años y pico, un pájaro descendió del cielo directo hacia él, lo atacó en la cabeza y lo mató.

Un ET entró en el espantapájaros que mi padre construyó e hizo un acuerdo con él, llevándolo a su planeta, tras matarlo.


Mi ex, Teo

-EEUU, Massachusetts, 1850. Teo era mi hijo. Era muy competitivo con su hermano Basilio y se peleaban a menudo mientras jugaban a la guerra. A veces hacían de guerreros, otras de dragones o animales prehistóricos. Yo intentaba calmarlos un poco, pero no lo conseguía. Y mi marido decía que eran chicos y que necesitaban aprender a defenderse y combatir. Un verano los enviamos al campamento de los pequeños exploradores para tener un poco de paz y para que aprendieran otras cosas y adquirieran disciplina. Pero un día nos avisaron de que había habido un accidente. Ambos se habían extraviado al ir al bosque a recoger muestras y habían salido del bosque. Habían caído en un barranco y habían muerto. Ambos habían deseado ser animales prehistóricos o fantásticos para ser ganadores y los ETs los mataron.Teo se hizo una mezcla de dinosaurio y dragón rojo y Basilio iguanodón. La tragedia nos sentó muy mal, pues nos culpamos el uno al otro y a nosotros mismos. Pero no habíamos tenido señales, como otros padres entre mis casos, sólo veíamos una rivalidad que yo quería calmar. Tuvimos una hija que fue nuestro consuelo, pero nunca superamos la tragedia. Ambos hijos eran rojos, es decir fácilmente manipulables por sus demonios.


Basilio, el hermano de Teo

-Alemania, Stuttgart, 1939. Basilio era mi hermano y Teo mi padre. A Basilio le gustaban mucho los aviones y sus padres le compraron uno de esos juguetes con mando a distancia. Desde entonces jugaba sin cesar con el avioncito. También hacía él de avión, corriendo por la casa y fuera con los brazos abiertos, como alas. Un día el mando dejó de obedecerle y Basilio se entristeció mucho, intentando una y otra vez, rogando al avión que volara como debía. Al rato, el avión sí que funcionó normalmente. Eso se repitió y cada vez que Basilio tenía el deseo fuerte de que el avión le obedeciera, el avión lo hacía. Pronto se dio cuenta de que su pensamiento podía controlar el avión y nos lo dijo. Sus padres pensaron que eran juegos infantiles y no prestaron atención. A mí me lo mostró y vi como el avión le obedecía. Pensé que era algo como magia. Pronto el avión hacía círculos en el aire y Basilio hizo una demostración para sus amigos. Todos quedaron impresionados y lo admiraban. Basilio soñó con el avión, que le habló. Le dijo que estaba vivo y preso en un objeto mecánico. Basilio se intrigó y le preguntó más detalles. El avión le dijo que lo habían cogido y metido allí y que él lo podía ayudar, si quería, ya que el avión lo había ayudado también. Basilio dijo que quería ver su verdadero aspecto. El avión dijo que sólo si lo liberara podría verlo. Basilio preguntó cómo lo podía liberar y el avión le dijo que si él también tomara su aspecto, lo podría ver. Basilio preguntó cómo podría tomar su aspecto y el avión le dijo que de la misma forma que lo hacía volar y hacer trucos en el aire, con su deseo intenso. Basilio deseó tomar el aspecto del ser dentro del avión y así fue. El ET disfrazado de avión le dijo que volara. Basilio, dio un salto de la cama, cayó, se pegó en la cabeza y murió en el acto. El ET se llevó a su alma a su planeta donde se puso a hacer el mismo trabajo, llevar a niños a hacer acuerdos y robarles el alma.

La muerte de mi hermano fue un choque y deduje que fue esa magia la que lo mató. Su madre era inconsolable. Su padre también, pero intentaba ser fuerte para su mujer. Mis padres tuvieron otro hijo y eso les palió un poco el dolor. Se aplicaron en no comprarle ningún juguete de mando a distancia.


Otra vida de Basilio

-Tibet, 651. Era mi hermano. Se hizo monje en un monasterio oscuro (sin saberlo) en el que practicaban el yoga kundalini. Al conseguir después de mucho trabajo levantar su kundalini, como se llama eso, el ET del acuerdo que esa práctica suponía (un fénix) lo mató y se lo llevó a su planeta. Así se convirtió en uno de ellos.

Cuando dije al fénix paralelo de Basilio la verdad, se alteró mucho de ser engañado de esa manera y haber causado a otros daño. Y optó por irse de ese planeta y a la Luz.


Y otra:

-Costa Rica, 1871. Basilio, Teo y yo éramos hermanos. Éramos de una familia pobre pero nos queríamos. Teo y yo nos conformábamos, pero Basilio estaba insatisfecho. Teníamos todos buenos momentos durante los cuales jugábamos en la calle, pero por lo demás él quería ser rico, tener un trabajo de prestigio, una vida soñada. Nuestros padres no tenían los medios de enviarnos al colegio y si queríamos hacerlo teníamos que trabajar. Basilio se creó entonces un mundo imaginario, para consolarse. Lo vio un ET y empezó a hablarle en la mente. Le enviaba imágenes de su planeta, un planeta de diversión. Así lo llevó a desear ir a ese mundo. Un día que estábamos fuera de compras, se le cayó una maceta en la cabeza. Murió en el acto. La maceta cayó supuestamente llevada por el viento, ya que no había nadie en la terraza, pero en realidad la tiró el ET. Llevó al alma de Basilio a su planeta en el que nació como tortuga.


Y una última:

-EEUU, Oklahoma, 1856. Basilio era un compañero de clase y amigo. Todos los niños jugábamos muchos juegos, como al pilla-pilla, y lo pasábamos muy bien. Organizábamos también concursos para designar al mejor. Uno de esos juegos tenía que ver con la imitación de varios animales. Se desarrolló en un trabajo escolar, ya que la maestra lo encontró buena idea. Cada uno de nosotros tenía que representar un animal sin decir su nombre y el resto de la clase tenía que adivinar cuál era, tras investigarlo. Basilio tuvo unos sueños en los que veía varios animales y alguien le dijo que sería el ganador si elegía un animal prehistórico, ya que nadie lo adivinaría. Le gustó mucho la idea y lo hizo. En otro sueño ese alguien le dijo que para asegurarse del éxito debía desear ser ese animal, pues así su presentación en clase sería la más verídica, ya que sentiría ser ese animal. Así hizo y fue el ganador, pues nadie encontró el animal. El día de los resultados hubo en clase un terremoto. Cayó un trozo del techo sobre la cabeza de Basilio mientras estaba delante de la clase y lo mató. A nadie más pasó algo. El que le había hablado en sus sueños era un ET que le mató y se llevó a su alma a su planeta, donde nació como dinosaurio.


Yo misma

-Brasil, 1809. Vivía en un barrio bajo. Era aficionada al fútbol, al que jugaba con los chicos del barrio. El barrio era sucio y las condiciones de vida penosas. Teníamos que trabajar mucho y les tenía lástima a mis padres. Pero ellos no se quejaban y decían que con el trabajo duro saldríamos adelante. Yo odiaba la suciedad, los olores asquerosos, la mierda en las calles, las cucarachas, el tener que limpiar continuamente. Soñaba con un mundo limpio, de colores bonitos, con una vida de ocio, viajes y deportes. Iba a veces a la biblioteca municipal y leía libros de cuentos o sobre otros países, sobre familias reales, cualquier cosa para escapar de la triste realidad. Y esas descripciones me hacían anhelar más y más vivir como en esos cuentos. Oí decir en mi cabeza que podía tenerla, si quería, con tal de desear dar cualquier cosa. Yo pensé que de todas formas yo no tenía nada y acepté. Salí de la biblioteca esperando ser trasladada como por arte de magia a esa otra realidad. Un caballo se puso salvaje, se echó a galopar por la calle, me atropelló y morí. Me mató la entidad que me había propuesto la vida soñada y así se realizó mi sueño. Desperté con otro cuerpo, en otro planeta. Era un mundo hermoso, tal como lo había soñado. Los robots trabajaban para nosotros y nosotros sólo trabajábamos si lo deseábamos y las horas que elegíamos. Jugábamos al fútbol y otros deportes, viajábamos, todo gratis, hacíamos lo que queríamos. Los ordenadores nos preparaban las comidas más suculentas y mi casa era como una casa de muñecas, con colores pastel, decoraciones bonitas, imágenes de sitios bonitos. Si quería relaciones sexuales elegía a un humanoide de mi selección o algún amigo o amiga, si esa persona también quería. Tenía 10 años cuando hice el acuerdo y esa cualquier cosa que el ET me había pedido dar era mi alma. Mi nuevo cuerpo era cambiaformas: Flor- Pata bípeda-Serpiente. Las flores y los tebeos de Disney siempre me han gustado, pero las serpientes no. Seguro que me hacía serpiente cuando tenía mal genio o estaba enfadada.

La misión de mi alma como niña en Brasil era convertirme en una gran futbolista y hacer del fútbol femenino igual de popular que el masculino. Como fracasé, nadie más pudo hacer esa tarea. Ahora he matado a esa ET paralela mía con mi espada y ella fue a la Luz. Tendrá que volver a nacer en un barrio bajo de Brasil y luchar para cumplir su misión, aunque 200 años después.


Linda, la gata de un amigo

-Suiza 1952. Linda era una niña guapa y dócil que dormía junto a su muñeca. Por la mañana la despertaba el cuclillo del reloj que programaba su madre. Era algo estricta, madrugaba y quería enseñar a su hija a hacer lo mismo, tener disciplina, para así convertirse en una ciudadana y madre responsable. A Linda  le gustaba dormir y no quería despertarse o levantarse tan temprano. Quería estar calentita entre las sábanas y no salir al cuarto frío. En el cuclillo se metió un ET que oyó sus deseos y empezó a hablarle en la mente. Le prometió ayudarla. Así que impedía que el cuco saliera del reloj y la despertara, y Linda dormía más, hasta que su madre fuera a despertarla. Linda le decía cómo el cuclillo la ayudaba, pero la madre creía que el reloj no funcionaba bien. Lo llevó a ser arreglado y funcionó un par de días, pero luego el cuco volvió a complacer a Linda, que siguió pidiendo su ayuda. Lo consideraba como su amigo y se lo dijo a su madre. Pero ella creyó que era un amigo imaginario. Una noche soñó con el cuclillo y él le enseñó su trabajo, que era ayudar a los niños a descansar lo que ellos necesitaran y no lo que los padres creían suficiente. Y le preguntó si ella también quería ser como él y ayudar a los niños del mundo. Dijo que sí. Y el ET la mató en su sueño. La madre la encontró muerta y medio caída de la cama, cuando fue a despertarla a la mañana siguiente, al no oír el cuco. El ET llevó a su alma a su planeta en el que se encarnó como cuclillo e hizo el mismo trabajo, robando almas.


Mi alma gemela Vanguelis:

-Gran Bretaña, Londres, 1781. Vanguelis era un niño peleón  que quería ser el más fuerte e imponer su voluntad. Desde pequeño miraba las imágenes de los animales y eligió al león, por ser el rey de los animales. Se peleaba a menudo con los otros niños por tonterías. En un sueño se le acercó un ET y le mostró cómo sería si fuera león y Vanguelis se vio ganando a todos sus adversarios, incluso al que deseaba a la misma chica que él (esa chica era yo). En la escuela provocó a ese chico y se pelearon. Vanguelis se imaginó pelearse como un león y venció. Había hecho un acuerdo inconsciente con el ET para ser león y ganar. Orgulloso, poco después, estaba bajando la escalera cuando resbaló y cayó al vacío. Murió en el acto y su ET se lo llevó a su planeta, donde nació como león.


Estos relatos han de enseñar a los padres a estar alertos y tomar interés por los juegos, sueños, ídolos y deseos de sus hijos y aconsejarlos de una manera apropiada. Nadie debería desear ser alguien o algo más de lo que es, porque todos tenemos una misión y estamos aquí para llevarla a cabo. Los poderes de la oscuridad quieren disuadirnos de cumplirla y con este engañoso truco están teniendo éxito. Los niños deben saber sobre la existencia de demonios terrenales y alienígenas y cómo protegerse.